Gastronomías de méxico

La abundancia de canciones mexicanas de casi todos los géneros y épocas con letras alusivas a alimentos, permitieron al CNCA la publicación de dos volúmenes donde se reúnen más de 500 letras de canciones: El que come y canta… Cancionero gastronómico mexicano.

Las expresiones del habla popular, los juegos de palabras, la chispa y la picardía, son elementos de la cultura que interesa estudiar no sólo a especialistas, pues conocer mejor a nuestro pueblo es conocernos mejor a nosotros mismos. He aquí expresiones idiomáticas vinculadas a los alimentos, casi siempre con una connotación sexual.

La cocina mexicana es reconocida como una de las principales del mundo, por los expertos de diversas nacionalidades. Al margen de gustos personales, ello tiene una explicación concreta y objetiva, pues en nuestro país se conjugan dos características sobresalientes.

La paremiología -el estudio de los dichos y refranes- tiene en México muchas versiones culinarias, manifestaciones de la cultura popular. He aquí una mínima selección, teniendo en cuenta que algunos de los adagios enlistados de seguro llegaron ya acuñados desde España.

En un marco excepcional de megadiversidad natural y cultural en México, hay un protagonista histórico integrado en ambas vertientes: el maíz, una gramínea nacida silvestre en medio del edificante entorno biodiverso y convertida, gracias a la creatividad humana, en nuestro principal elemento de supervivencia.

Cuando los mexicanos hablamos de mezcal, por antonomasia se entiende que es el de Oaxaca –de gusano o de pechuga- y si acaso el de Guerrero.

La etimología náhuatl del nombre de este árbol y de su fruto: ahuaca-cuahuitl = árbol de testículos, pudiera ser el origen de su fama erógena, aunque también está comprobado su alto contenido estimulante de vitaminas B y C.

El café es originario del noreste de África. Su consumo es relativamente reciente, pues fue apenas en el siglo XV cuando se empezó a difundir en los países árabes y en el XVI se estableció el primer café en Constantinopla (hoy Estambul, en Turquía).

El nombre del chile proviene del náhuatl chilli, en tanto que su sinónimo ají, tan usado en España y en muchos países de Latinoamérica, tiene su origen en el arahuaco, dialecto caribeño.

Al margen de los mezquinos intereses personales de Iturbide –que lo llevaron a coronarse como ridículo emperador-, debe considerarse a este platillo como uno de los más reconocidos de nuestra gastronomía.

El cacao (cuya denominación botánica es Theobroma) es originario de México, muy especialmente del Soconusco chiapaneco. El consumo de chocolate –principal derivado del cacao- en nuestro país se remonta a la época prehispánica.