SITIO EN ACTUALIZACIÓN CONSTANTE

Refranes Charros

– A buena mujer y a caballo bien arrendado, poco freno les basta.
– A caballo brioso, charro mañoso.
– A caballo palpado, nunca lo montes confiado.
– A caballo que rabea, ningun charro lo desea.
– A charrear y a llorar, se aprende con babas y no con barbas.
– A las mujeres bonitas y a los caballos buenos, los tarugos los echan a perder.
– A quien tiene caballo, le ofrecen silla.
– A unos los amarran por bravos y a otros por mañosos.
– Ahora que tiene potro, le vuelve la vista a otro.
– Al caballo y al amigo, no hay que cansarlos.
– Al caballo, antes de exigirle el paso, hay que darle de comer.
– Al charro viejo quítesele la cena y se le hará obra buena.
– Al mejor caballo, las mejores espuelas.
– Al potro y al niño, con cariño.
– Al que ha de ser charro, del cielo le cae el sombrero.
– Al que no le cuadre el fuste, que lo tire y monte en pelo.
– Alazán del alma mía, en ti sueño noche y día.
– Alazán si te lo dan, si es tostado, ni regalado.
– Alazán tostado, antes muerto que cansado.
– Anda más torcido que una reata.
– Andando en el campo llano, como quiera el cristiano; pero subiendo la cuesta, como quiera la bestia.
– Arranque de caballo bueno y parada de burro flojo.
– Arriba ya del caballo, hay que aguantar los reparos.
– Arrieros somos, andando vamos, y en el camino nos encontramos.
– Bestia prestada, mal comida y bien andada.
– Bien haiga lo bien parida, que ni trabajo dio criarla.
– Buena mano en buena reata, no hacen mangana barata.
– Caballo anca de pollo, al hoyo.
– Caballo blanco, ojalá cojo o manco.
– Caballo blanco, sólo de lejos, pues que montarlo, los muy pendejos.
– Caballo chiquito, siempre potrito.
– Caballo cola parada, no es bueno pa’ la charreada.
– Caballo con mucho brío, y charro con señorío.
– Caballo de buena andanza, ni suda ni cansa.
– Caballo de crin grandota y hombre de mucho bigote, matalote.
– Caballo de pobre, pobre caballo.
– Caballo emballestado, ni regalado.
– Caballo entero, en el cancel o en el potrero.
– Caballo grande y hobachón, por lo regular trotón.
– Caballo grullo o flor de durazno, mejor asno.
– Caballo mal arrendado, ni regalado.
– Caballo o yegua, monta en la parte media; burro o mulo, monta junto al culo.
– Caballo que admite el freno, ha dejado de ser bueno.
– Caballo que alcanza, gana.
– Caballo que bien anda, cualquiera lo monta y anda.
– Caballo que ha dado en rabear, nadie lo quiere montar.
– Caballo que llene las piernas, gallo que llene las manos y mujer que llene los brazos.
– Caballo que se revuelca, es caballo nuevo.
– Caballo que vuela, no quiere espuela.
– Caballo sano, orgullo de su amo.
– Caballo zarco, no brinca charco.
– Casa y potro, que lo haga otro.
– Casco de más y nunca de menos.
– Charro que anda en buen corcel, vale el doble que sin él.
– Charro que no se persigna, de seguro mea la silla.
– Charro que presta, es amigo; charro que cobra… enemigo.
– Charro que se ve el ombligo, tiene puntos de castigo.
– Charro que tarugo es, ¡siempre ha de culpar al juez!
– Charro sin bigote, matalote.
– Charro sin sarape, ni espuelas, ni cuarta, mal rayo lo parta.
– Charro viejo sin casar, ¡no es de fiar!
– Cuando el arriero es malo, le echa la culpa al macho.
– Cuando es hermosa la bestia, no le queda la modestia.
– Cuando hay caballo ensillado, a todos se les ofrece viaje.
– Cuando mi cuaco relincha, no hay yegua que guarde cincha.
– Cuando pienses manganear, no ensilles caballo brioso; si ensillas un socarrón, en él lazarás gustoso.
– De yegua bonita, igual potranquita.
– El buey para arar, la mula para cargar y caballo para montar.
– El caballo charro, poco crinudo y harto coludo.
– El caballo que no raya, que se vaya, y el que no jala de puntas, pa’ las yuntas.
– El caballo sin ronzal, caballo de colegial.
– El caballo y el marido, bien comido.
– El caballo y la mujer, a nadie has de ofrecer.
– El caballo y la mujer, al ojo se han de tener.
– El caballo, primero bueno que manso.
– El charro de cuero viste, por ser lo que más resiste.
– El charro sin su mujer, muy poquito ha de valer.
– El colmo de un charro viejo es seguir siendo pendejo.
– El cuaco y el charro, si es prieto… ¡es inquieto!
– El que al enfrenar un caballo, no le arregla el copete, o es sacristán o es alcahuete.
– El que monta caballo bayo, o le roban la mujer o acaso lo parta un rayo.
– El que presta la mujer para bailar, la pistola para disparar y el caballo para colear, no tiene que reclamar.
– El que quiera ser buen charro, poco plato y menos jarro.
– En cuaco moro, ni pases agua ni esperes toro.
– En el floreo lentitud, y al amarrar, prontitud.
– En la charrería, la cala, es la suerte de más gala.
– Esa yegua tiene orgullo… ¡pero el charro trae lo suyo!
– Espuelas de las mejores para el caballo mejor, pero en mejores tacones.
– Gallo, caballo y mujer, por su raza has de escoger.
– Hasta que muere el arriero, no se sabe de quién es la recua.
– La coleada tumba al toro.
– La mujer y el caballo más quieren freno que espuelas.
– La mujer y la potranca han de tener buena el anca.
– La yegua debe tener barriga de doncella, pechos de casada y ancas de viuda.
– Lazo que no laza, amansa.
– Los caballos tordillos y los tarugos, desde lejos se conocen.
– Los golpes hacen buen jinete al charro.
– Maíz que no le ve la cara a mayo, ni zacate p’al caballo.
– Malo cuando el caballo manda y el charro obedece.
– Mas vale amansar que quitar mañas.
– Mas vale un buen jalón que una buena caída.
– Moro, ni de oro.
– Moro, si sale bueno vale un tesoro.
– Mujer coqueta y yegua baya, que se vayan.
– Mula que dice no paso y mujer que dice me caso, la mula no pasa y la mujer se casa
– Ni montes yegua parida, ni lleves perro en la vida.
– Ni todos los que lazan son vaqueros, ni todos los que chiflan son arrieros.
– Ni toro que ha sido coleado, ni charro que ha sido casado.
– No compres caballo enfermo creyendo que ha de sanar, que los sanos han de enfermar.
– No hay caballo tan viejo, que no dé relincho a tiempo.
– No hay que comprar yegua madre, sin la cría muerta al pie.
– No hay que tratar potro en barriga de yegua.
– No le es dado al mozalbete cuajar un pial con piquete.
– No sabe montar, y quiere colear.
– No se puede bailar con calzoneras.
– No te juntes con charros, porque después de saludar acostumbran pachonear.
– ‘Onde hay yeguas, potros nacen.
– Pa’l pesebre no hay cuaco flojo.
– Pa’l que está recién casado, el no arcionar no es pecado.
– Para caballo suave, bozal de seda.
– Para colear, arción corta; para el pueblo, arción mediana; y para el camino, larga.
– Para el hambre la cemita, para las tunas el gancho, y para la mexicanita un hombre de sombrero ancho.
– Por las piernas es el jinete.
– Prefiero charro en otoño, que bisoño.
– Pude muy bien con las reses… ¡pero perdí con los jueces!
– Quien compra yegua, quiere potranca.
– Quien da el tirón del ahorcado, es de todos admirado.
– Si no te presto la yegua, mucho menos la potranca.
– Sin espuelas ni freno, no hay caballo bueno.
– Ten en tu casa perritos, y te cazarán conejos; pero para andar a gusto, ensilla caballos viejos.
– Un alacrán de Durango derramaba su ponzoña, ande con tiento charrito que la vida no retoña.
– Un animal sobre otro animal, puede ser cosa fatal.
– Un muchacho en potro: dos tarugos, uno encima del otro.
– Yegua estirada, ni en lienzo pasa.
– Yegua matrera, ni en el lienzo corre.
– ¡Yo que puse hasta bozal y tu ni pudiste el pial!