SITIO EN ACTUALIZACIÓN CONSTANTE

Cartonería

Bailadores con torito. Anónimo, Chilapa, Guerrero, Papel, madera y tela, Col. AAMAP, A.C.// Fotografía: Nicola Lorusso/MAP

Leonardo Linares Vargas

La familia Linares se encuentra entre las principales exponentes de la cartonería popular. Estos artífices se han destacado por influir, enriquecer y revolucionar la cartonería, ya que no sólo hacen judas, calaveras, máscaras de carnaval o piñatas, sino que son herederos del creador de los alebrijes, Pedro Linares López, quien imaginó por primera vez estas maravillosas piezas que proceden del Distrito Federal. Los Linares han sido fuente de inspiración para otros creadores, incluso dedicados a manufacturas distintas de la de ellos, y asimismo han influido en el trabajo de los nuevos artesanos.

Mención aparte merece la pirotecnia, rama artesanal paralela a la cartonería, a la que no se le ha hecho justicia. Se trata de una de las artes populares más ingeniosas y de expresión totalmente efímera. Se sabe que se originó en Asia y se esparció rápidamente por todo el Viejo Mundo, con su propuesta arriesgada de bombas, cohetones, castillos de día y de noche, así como fuegos artificiales.

Al parecer este arte tuvo varias formas de expansión; los españoles lo aprendieron de los italianos. Carlos V decretó las primeras Ordenanzas para el gremio de los coheteros y pirotécnicos, muy diferentes de las expedidas para los artilleros, que entraron en vigor en 1532. En ese mismo siglo se popularizó el uso de los fuegos artificiales para diversas festividades, en especial de las casas reinantes en Europa; hubo escuelas de pirotecnia en Italia, Alemania, Francia, Polonia, Dinamarca y Suecia, y un elevado número de talleres en España. Las autoridades virreinales otorgaron en la Nueva España las cédulas provisionales para el gremio correspondiente.

Las figuras, elementos decorativos, coloridos, y otras características de la pirotecnia que se elaboran en México, la han convertido en una artesanía con sello propio, pues es sumamente distinta de la que se hace en España y en el resto de Europa.

La familia Linares se cuenta entre los principales exponentes de la cartonería popular. Estos artífices se han destacado por enriquecer y revolucionar la cartonería.

Los pirotécnicos han desarrollado su arte basados en su destreza para preparar mezclas y pastas, los cuadros de los castillos, que tienen diseños en extremo complejos, y los tubos para los cohetones, los silbatos o la luz.

En casi toda la República Mexicana hay talleres de fuegos de artificio, pero los lugares más conocidos son Tultepec, Zumpango de la Laguna y San Mateo Tlalchichilpan, todos en el Estado de México. Los juegos pirotécnicos son utilizados para las fiestas cívicas y patronales, de barrio o de pueblo. Así, la pirotecnia, en combinación con otras dos ramas artesanales: la cartonería y el papel picado, dan vida a judas, toritos y globos de Cantolla.

Como rama artesanal del papel picado, el papel asiático se introdujo en la Nueva España por medio del galeón de Manila, en particular el papel arroz para liar cigarros, y el de China, que se utilizaba para envolver y elaborar papel picado, troquelado o tijereteado.

El papel picado que aún se utiliza en las fiestas patronales y en los Días de Muertos, antaño se utilizó mucho en bodas, bautizos y quince años. En la actualidad se sigue aplicando en tarjetería. Elaborarlo no es un trabajo fácil, ya que se requiere de gran ingenio y destreza en el manejo de herramientas como planchas de plomo para troquelar, variados cinceles, sacabocados y tijeras.

Para dominar este arte es necesario saber dibujar, pues se debe elaborar, sobre los veinticinco pliegos a trabajar, un diseño diferente cada vez que se lleva a cabo esta labor. Cada sentada (la mencionada cantidad de pliegos) se convierte en una obra de arte porque allí se plasma el ingenio y la creatividad del diseñador; también se debe saber golpetear o troquelar a mano para que el papel no se rompa cuando se realizan dibujos caprichosos o complicados.

Otros artesanos trabajan el papel tijereteado que, como su nombre lo dice, consiste en elaborar papel picado con tijeras, lo cual restringe la producción porque esta herramienta tiene limitaciones.

Respecto del papel de China, existía una tradición que lamentablemente se ha perdido: la elaboración de globos de Cantolla en forma de rombos, estrellas, figuras humanas, dados y corazones, entre otros. Para realizar estas piezas efímeras es necesario contar con mucha habilidad, conocimientos y sensibilidad ante el material, porque se deben saber manejar el papel sin permitir que los pliegos se toquen entre sí. Así mismo, el artesano debe tener un gran sentido de la proporción y el volumen para que estas magníficas piezas de arte puedan elevarse y mantenerse volando en el cielo el mayor tiempo posible.

Hasta donde se sabe, desde hace mucho tiempo la cartonería se elabora en Celaya, Guanajuato, y en la actualidad también en San Miguel de Allende (Guanajuato), Cuernavaca (Morelos), San Luis Potosí y el Distrito Federal. La cuna del papel picado ha sido y es San Salvador Huixcolotla, Puebla. Por su parte, la pirotecnia se trabaja hoy en casi toda la República debido al espíritu fiestero que caracteriza a los mexicanos.

CARTONERÍA Y PAPEL
Máscaras para Carnaval, judas en Semana Santa, calaveras en Días de los Muertos, juguetería en Día del Niño y Reyes Magos, alebrijes todo el año, calaveras en los Días de los Muertos, piñatas para Navidad.

CARTONERÍA, PAPEL Y PIROTECNIA
Toritos, judas, cabezas para judas, castillos de día (papel de China), castillos de noche, muñecos con movimiento, globos de Cantolla, papalotes.

SEMANA SANTA
Judas en forma de bomberos, mamertos, iscariotes, catrines, artistas, políticos, diablos, charros, payasos, cantinflas, luchadores, monjes locos, toritos, y cabezas para judas.

NAVIDAD
Piñatas en forma de toros, burros, liras, venados, pastores, borregos, pericos, pavo reales, guajolotes, globos, estrellas, nochebuenas, barcos, entre otros.

DÍAS DE MUERTOS
Calaveras enramadas, esqueletos encuartados o bailadores, cráneos con decorados multicolores, esqueletos de personajes del pueblo, catrinas y catrines, entierritos, procesiones, tumbitas, ofrendas, calaveras recortadas.

DÍA DEL NIÑO Y DÍA DE LOS REYES MAGOS
Muñecas encuartadas, carruseles, caballitos, sonajas, máscaras, antifaces y cascos de carnaval.

ALEBRIJES
Según las fiestas patronales, cívicas o religiosas de cada lugar, se utilizan durante todo el año: Toritos, castillos de día (papel de China), castillos de noche, muñecos articulados, globos de Cantolla y papalotes.

Algunas piezas destacadas pertenecen a colecciones de los recintos culturales más importantes de América, Europa, Asia y Oceanía, tales como el Centro Georges Pompidou y el Museo Británico.

Desde 1980, los Linares son entusiastas organizadores de la tradicional quema de judas en la colonia Merced Balbuena, en el Distrito Federal, a la que convocan a los habitantes de esta colonia y a la comunidad de cartoneros de la ciudad; también son memorables los montajes de ofrendas monumentales de Días de Muertos.