Por Sonya Santos de Arredondo, Ex Presidenta

chicharron-prensadoChicharron prensado

El Mercado Martínez de la Torre está enclavado en el barrio de la Colonia Guerrero, remodelado en 1954.  Fue un proyecto del regente de aquel entonces, Ernesto P, Uruchurtu, quien tuvo la iniciativa de hacerles un edificio a algunos mercados que estaban en la Cd de México, y así darles un espacio digno, limpio y condiciones de trabajo más agradables que los tejabanes que tenían, además de la creación de muchos otros mercados.  El lugar es un icono de nuestra ciudad donde, en la época precolombina navegaban los aztecas, y nace en 1901 con solo algunos puestos.  El mercado lleva el apellido de Rafael Martínez de la Torre (1828-1876), un hombre acaudalado, que desarrollo la colonia (al rededor de 1870) al comprar, fraccionar y vender los predios, en un principio ésta tenia el nombre de Buenavista, hoy Colonia Guerrero. Fue su esposa la que puso la primera piedra de la contigua Iglesia del Inmaculado Corazón de María ubicada en la Guerrero.

mercado-mtz-de-la-t-verduras

La calidad de la fruta y verdura es extraordinaria

Al recorrer los pasillos del mercado los olores conviven y cambian a cada paso que das, se puede encontrar todo tipo de carnes, verduras, frutas, jugos, postres y hasta objetos de santería, todo esto entre los puestos de comida preparada para degustar ahí mismo: cocteles, tacos y empanadas de mariscos,  barbacoa de borrego, caldos, tortas, tortillas de maíz y harina, y un sinfín de antojitos mexicanos que producen el más grande placer con sus colores, olores y sabores.

Algo que llama mucho la atención es el tamaño de las verduras, y la simetría casi exacta de estas, dan la impresión que las cebollas miden todas lo mismo, al verlas que están cuidadosamente acomodadas pareciera que las escogen con cuidado y dedicación, y seguro así lo hacen. Las coliflores son gigantes, no es fácil encontrarlas tan grandes y bellas en estos tiempos, en donde se cree que los automercados estuvieran ganando la batalla, pero no es así, el Mercado Martínez de la Torre esta atiborrado de gente que busca precio, calidad y no solo echarse un “taco de ojo” en los bellos productos, también los compra o se sientan en una de las decenas de mesas que hay para comer.  Es una experiencia que deleita todos los sentidos del ser humano, incluyendo el “sentido” del amor a las tradiciones mexicanas, que cada segundo te trasmite y contagia el Maestro Edmundo Escamilla, con quien fui el día de hoy.  Sin duda siempre hay que regresar a este fascinante lugar.

mercado-mtz-de-la-torre-frutas-2

Puedes encontrar gran variedad de frutas

Nota: Si quieren un día completo en la Colonia Guerrero les recomiendo visitar también la Parroquia de San Feranado así como el panteon que lleva el mismo nombre, caminar por la calle de Héroes donde se encuentra la casa que fuera de Antonieta Rivas Mercado y esperar a que den las 5pm para que abra el Salón Los Ángeles; un clásico que sigue siendo el mejor para sacarle brillo al piso.