Los primeros embarques de ganado vacuno hacia el Nuevo Mundo fueron en el segundo viaje de Cristóbal Colon en 1493 que llegaron a La Española, hoy la isla de Santo Domingo y Haití. La introducción de estos animales fue lenta  debido al problema de trasportarlos en aquellos barcos rudimentarios, fue facil animales más pequeños como cerdos y borregos.  En 1524 se habla de que ya había ganado bovino en casi toda la América española.

En México se consume en diferentes guisos:

Chiapas: Entomatada y Lengua en Pebre con  canela, tomillo, orégano,  azafrán, jitomate, cebolla y pan.

Ciudad de México: En tacos en salsa verde con habas, capeada con caldillo de jitomate, y a la veracruzana.

Michoacan: En chile pasilla

Oaxaca: En salsa de jitomate con garbanzos,  pasas, almendras,  aceitunas y epazote.

Tabasco: Lengua estofada  o lambreada con un guiso caldoso de jitomate

Veracruz: En frío rebanada; se acostumbra en la época navideña

Zacatecas: En salsa de jitomate con jerez

Vinagreta viene de la palabra francesa del francés vinaigrette, diminutivo vinaigre, “vinagre” la cual se elaborada con una ácido, que puede ser un vinagre o bien jugo de limón, una grasa, que pude ser aceite vegetal o yogur o mayonesa.  Se utiliza para acompañar carnes, pescados y verduras.  Salsa emulsionada que llego a América de Europa a través de los españoles.-  AAMAP

 

Receta de Rosy Cabrera www.rosycabrera.com

Ingredientes para 60 personas

5  Lenguas medianas (ya cocidas y rebanas mas o menos delgadas)

1½ Frasco de aceite de oliva

1 Frasco de vinagre blanco de caña

7 Cebollas moradas chicas

4   Frascos medianos de chile morrón rojo

1 Lata de chiles jalapeños mediana

3 Botes de alcaparras

6 Cabezas de ajo picadito

3 Manojos de perejil chino picado

Consomé de pollo al gusto

Laurel y orégano al gusto

Modo de preparar

En un sartén ponga a dorar el ajo con un poco de aceite de oliva. Ya que empiece a dorar se agrega más aceite y el vinagre, calculando la mezcla del sabor. Luego se agrega el chile morrón, la alcaparra y el chile jalapeño al gusto. Se sazona con consomé de pollo, el laurel y el orégano.

Se deja cocinar hasta que la cebolla quede cristalina, se saca y se empieza a acomodar en un refactario un poco de esta mezcla y luego la lengua y más mezcla, así por capas hasta que quede la mezcla arriba. Se deja enfriar y al refrigerador (aguanta muy bien por varios días), así se marina mejor y se impregnan sus sabores.