invitacion_profugos_metate_web

  • La artista toma prestada la forma del rodillo volcánico para construir nuevas metáforas: una pierna de mujer, un envase de coca cola, un nido, una coladera, un columpio, un mapa.
  • La exposición se presenta en la Galería del MAP, del 25 de noviembre de 2015 al 7 de febrero, de 2016.

El metlapil (del náhuatl metatl-metate, pilli-hijo) es un objeto arraigado en nuestra identidad cultural, con un profundo significado simbólico y testimonial; ícono de condiciones de género, geográficas, económicas, políticas, laborales y sociales.

La mano del metate no es blanda ni dócil, la mujer que toma un metlapil, puede convertirlo en utensilio de cocina, en instrumento decorativo o en arma. La piedra que muele es la piedra que deshace, la que rompe, la que abre nuevos significados.

Su forma sencilla y elemental presenta cualidades plásticas de gran potencial expresivo como soporte para desarrollar un proceso creativo a través de interpretar, intervenir, revestir, alterar, trastocar e incorporar diversos elementos para descontex-tualizarlo y disfuncionalizarlo como objeto y así resignificarlo como generador de ideas.

En la serie Prófugos del metate, los metlapiles de Gloria Carrasco desbordan los binarios femenino/masculino, urbano/rural, para convertirse en elementos híbridos, rebeldes, prófugos, sin dejar de lado su origen cultural, dialogan con el todo. Nos invitan a la empatía, a la reflexión, al descubrimiento, su capacidad plástica incita a imaginar otras preguntas, otras cartografías y otras formas de abastecer a nuestro presente con imaginarios insumisos.

En esta exposición que presenta el MAP, el metlapil ha escapado a su destino manifiesto para cuestionar los usos y costumbres asignados a su forma; fuera de la cocina altera el orden de los valores sociales y culturales, se rebela contra los estereotipos de género, usurpa los lugares que le estaban negados para diseminarse en una serie de historias donde lo femenino se desborda para romper su confinamiento.

Gloria Carrasco toma prestada la forma del rodillo volcánico para construir nuevas metáforas: una pierna de mujer, un envase de coca cola, un nido, una coladera, un columpio, un mapa. La mirada atenta y la curiosidad, llevan a la artista a crear asociaciones inesperadas, críticas, lúdicas. Reminiscencias de la infancia, del caos, de la violencia, cuestionamientos incisivos del entorno.

Semblanza de Gloria Carrasco

Nació en la ciudad de Puebla, estudió Arquitectura y la Maestría en Urbanismo, disciplinas que ejerció profesionalmente. Fue docente en la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Instituto Politécnico Nacional.

Se inició en la cerámica en 1991; estudió en la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes, y tomó cursos y talleres de diferentes técnicas. Trabaja en su taller en la Ciudad de México.

Ha presentado 17 exposiciones individuales y participado en más de 45 exposiciones colectivas, en importantes museos y galerías en México, y en el extranjero. Su trabajo se encuentra en colecciones de museos nacionales e internacionales, así como en colecciones públicas y privadas.

Además de participar en simposios, residencias y eventos internacionales en México, Estados Unidos, Argentina, Holanda, Bélgica, Lituania, Francia, Irlanda, Corea y China.

Es miembro de la Academia Internacional de la Cerámica desde 2007, así como del Comité Asesor de la Bienal de Cerámica Utilitaria del Museo Franz Mayer.