Lucila Godoy Alcayaga, mejor conocida como Gabrela Mistral, nació en Chile en 1889 y murió en Nueva York en 1957. En 1922, el gobierno mexicano la invitó a través de José Vasconcelos, entonces secretario de Educación Pública, para que participara en la reforma educativa que promovió el entonces presidente Álvaro Obregón, por lo que vivió dos años en México.  Después residió sucesivamente en Estados Unidos y Europa, y visitó nuestro país en otras ocasiones. Ganó el Premio Nobel de Literatura en 1945. Entre sus obras más conocidas sobresalen Sonetos de la Muerte, Nubes blancas y Lagar.  Este poema está dedicado a México desde el título, al bello pueblo de Olinalá, ubicado en las  montañas del Estado de Guerrero, donde hacen las tradicionales lacas.

 

2377

La Cajita de Olinalá

I

Cajita mía

de Olinalá,

palo-rosa,

jacarandá.

Cuando la abro

de golpe da

su olor de reina

de Sabá.

¡Ay, bocanada

tropical:

clavo, caoba

y el copal!

La pongo aquí,

la dejo allá;

por corredores

viene y va.

Hierve de grecas

como un país:

nopal, venado,

codorniz,

los volcanes

de gran cerviz

y el indio aéreo

como el maíz.

Así la pintan,

así, así,

dedos de indio

o colibrí;

y así la hace

de cabal

mano azteca,

mano quetzal.

II

Cuando la noche

va a llegar,

porque me guarde

de su mal,

me la pongo

de cabezal

donde otros ponen

su metal.

Lindos sueños

que hace soñar;

hace reír,

hace llorar:

Mano a mano

se pasa el mar,

sierras mellizas

campos de arar.

Se ve al Anáhuac

rebrillar,

la bestia-Ajusco

que va a saltar,

y por el rumbo

que lleva al mar,

a Quetzalcoalt

se va a alcanzar.

Ella es mi hálito,

yo, su andar;

ella, saber;

yo, desvariar.

Y paramos

como el maná

donde el camino

se sobra ya,

donde nos grita

un ¡halalá!

el mujerío

de Olinalá.

El Museo de Arte Popular de la Ciudad de Mexico cuenta con piezas importantes en su acervo de artesanía de Olinalá.

Museo de Arte Popular

Ubicado en las calles de Revillagigedo e Independencia, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, destaca un imponente edificio de elegante y soberbia geometría, reflejo de una modernidad revolucionaria.

A partir de su inauguración (2006), el MAP se ha convertido en un referente indiscutible de la museística mexicana y en un apoyo fundamental para los artesanos y el mundo de la cultura popular nacional. En sus ocho mil metros cuadrados el visitante encuentra un espacio único en su tipo, en donde se busca honrar el pasado histórico y recuperar el patrimonio cultural de México.