Cosiendo_el_barro

Retar al material y llevarlo a sus extremos. Cocer, tejer, estirar, doblar; transformar lo rígido en flexible. Eso es lo que han hecho Raquel Charabati y Mónica Bizzarri, intentado llevar al barro a un punto de suavidad.

Las artistas fabricaron cada tapiz con piezas hechas a mano, una por una sin molde, horneadas en una primera quema; patinadas y vueltas a hornear a muy alta temperatura.

Engarzadas y cosidas entre sí, en un proceso que comienza con arcilla, que al mezclarse con el agua y los cuatro elementos, desencadena una magia particular.

No es un cuadro, ni una escultura. No es un tapiz, ni un tapete. Esta es la recuperación de un arte antiguo que se convierte en moderno, gracias a la mirada inquieta y transformadora de Raquel y Mónica.

El Museo de Arte Popular -un espacio lleno de expresión artística- se ha convertido en un apoyo fundamental para los artesanos y el mundo de la cultura popular nacional; presentando en esta ocasión la Exposición Cosiendo el Barro, en su Sala Pieza del mes, del 24 de enero al 22 de febrero de 2015.