Por Patricia Gout

‘Y empiezo a comprender cómo el misterio es uno con mi sueño, cómo me abrasa en desolado abrazo, incinerando voz y labios, igual que piedra hundida entre las aguas rodando incontenible en busca de la muerte, y siento que ya el sueño navega en el misterio…’

En la orilla del silencio A. Chumacero

Ali Chumacero y el Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz (cen) (Archivo Cuartoscuro).

Ali Chumacero y el Premio Nobel de Literatura, Octavio Paz  (Archivo Cuartoscuro).

En este mes dedicado al estado de Nayarit recordamos a Alí Chumacero, poeta y editor nacido en dicho estado y uno de los más influyentes hombres de letras del México contemporáneo.

Chumacero nació en julio de 1918 en Acaponeta, Nayarit y es recordado por obras como  “Páramo de sueños” (1944) “Imágenes desterradas” (1948) y “Palabras en reposo” (1956). Fue un poeta lúcido e inteligente que hablaba del amor, la desilusión, el júbilo, el deseo, la ira… De los sentimientos humanos que a todos nos tocan en la vida diaria.

Fundador de la revista Tierra Nueva, fue su director de 1940 a 1942. Fue redactor de la revista El Hijo Pródigo y de México en la Cultura -suplemento cultural del periódico Novedades- así como director de Letras de México. Desde 1964 miembro de la Academia Mexicana de la Lengua. Fue una de las figuras claves en la historia del Fondo de Cultura Económica, casa editorial para la cual laboró como editor, redactor y corrector por varias décadas. Aunque lo negaba, se dice que a él se le debe que la novela “Pedro Páramo” de Juan Rulfo, haya tenido el éxito que tiene, pues mejoró drásticamente la obra con sus correcciones.

Chumacero era un hombre sencillo, alegre, y de gran sentido del humor. Foto: UNAM

Chumacero era un hombre sencillo, alegre, y de gran sentido del humor. Foto: UNAM

Por su trayectoria como escritor recibió diversos premios entre los que destacan el Premio Xavier Villaurrutia, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Literatura (1987), el Premio Internacional Alfonso Reyes, el Premio Estatal de Literatura Amado Nervo y la Madalla Belisario Domínguez que otorga el Senado de la República.

Chumacero era un hombre sencillo, alegre, y de gran sentido del humor. Consideraba que en su paso por la tierra había habido dificultades y errores, pero que desde muy niño había decidido seguir su pasión en la vida y no se arrepentía de nada. En el año de 2008, con motivo de sus 90 años de edad, se le rindió un homenaje en el Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México, así como la emisión de billetes de lotería con su imagen en la serie Grandes Poetas Mexicanos. Dos años después cayó enfermo de neumonía, falleciendo el 22 de octubre de 2010 a los 92 años de edad. Hombre inolvidable y gloria para Nayarit, nos quedamos con su legado como uno más de los personajes ilustres que han edificado nuestra Patria y llevado a México más allá de nuestras fronteras.

Poema “A una flor inmersa” de Ali Chumacero

Cae la rosa, cae
atravesando el agua,
lenta por el cristal de sombra
en que su tallo ahoga;
desciende imperceptible,
clara, ingrávida, pura
y las olas la cubren, la desnudan,
la vuelven a su aroma,
hácenla navegante por la savia
que de la tierra nace
y asciende temblorosa,
desborda la ternura de su tacto
en verde prisionero,
y al fin revienta en flor
como el esclavo que de noche sueña
en una luz que rompa
los orígenes de su sueño,
como el desnudo ciervo, cuando la fuente brota,
que moja con su vaho la corriente
destrozando su imagen.

Cae más aún, cae
más allá de su savia,
sobre la losa del sepulcro,
en la mirada de un canario herido
que atreve el último aletazo
para internarse mudo entre las sombras.
Cae sobre mi mano
inclinándose más y más al tacto,
cede a su suavidad de sábana mortuoria
y como un pálido recuerdo
o ángel desalado
pierde una estela de su aroma,
deja una huella pie que no se posa
y yeso que se apaga en el silencio

Acaponeta es un municipio mexicano con un poco más de 32 mil habitantes, situado al norte del estado de Nayarit. A la llegada de los conquistadores españoles, en 1530, convivían en la zona diversas etnias indígenas de origen cora, y una vez sometidos se le encomendó a los franciscanos la tarea de la evangelización, fundando en 1580 un convento. Acapneeta se encuentran en el humedal llamado  Marismas Nacionales; región pantanosa de esteros y manglares que se encuentran al norte de Nayarti.   A Acaponeta se le conoce como la “Ciudad de las Gardenias” porque existieron muchas flores de estas. La historia cuenta que, la terminal del ferrocarril, se había convertido en un paseo para sus habitantes, y llegaban personas que vendían en canastitas la aromática flor a los pasajeros del tren, por lo que los turistas y paseantes comenzaron a llamarla así. Entre otros personajes destacados acaponetenses están el artista plástico Vladimir Cora, el poeta Alí Chumacero y la editora Consuelo Saizar.

mapa nayarit