pza_mes_trayecto_web

 

Fotografía, pintura y talavera capturan la reflexión femenina. Exposición de Diana Salazar, que se presenta en la Sala Pieza del mes del Museo de Arte Popular (MAP), del 4 de octubre al 23 de noviembre, de 2014

Cuando la artista plástica plasma su obra en la talavera Uriarte, tanto su pintura como la vieja tradición artesanal adquieren un halo todavía más particular. La temática que nace de la instantánea se convierte en permanencia. El noble e histórico material se funde con la intención de la obra: vitrifica en el mineral fundido su cálida y porosa esencia de barro, como un arca que guarda un secreto.

De esta manera, la técnica se convierte en intención estética: se mimetiza con la voluntad del artista y captura en su brillo plúmbeo la fugacidad de la escena figurada.

En sus piezas existe un respeto por el histórico material, a la vez que un atrevimiento para reinterpretarlo, para otorgarle nuevos sentidos. Entrelazada con la imagen casi fotográfica, hay reminiscencias de las formas y mensajes característicos de la talavera poblana: plumeados de finos lóbulos en azul cobalto, geométricos crisantemos, encajillos y un fantástico manejo de los más sutiles relieves, creados, irónicamente, con colores de gruesa aplicación.

El contraste de las escenas representadas con el material, es decir su representación de la contemporaneidad se materializa en la centenaria “loza blanca de Puebla” con todo su  bagaje histórico y así la obra deviene en un acertijo emocional.

Un material inmutable al paso de los siglos, que conserva en su elaboración tradicional los pigmentos minerales y los barros en breña. Los trazos realizados con anacrónicos pinceles de pelo de mula son, en cambio, un reflejo de breves momentos captados por una cámara que parece involuntaria, pero que estaba cargada de intención.

Diana Salazar realizó su atrevida interpretación en los históricos talleres de Uriarte, espacios que durante 190 años han preservado la tradición, enlazada de las antiguas Ordenanzas coloniales y del digno oficio del alfarero. En cada pieza se salvaguarda la huella del experto pintor con el soplo final del sabio hornero que conoce, con el celo del alquimista, las temperaturas de fusión de todo color y cada vez que enciende el horno espera, paciente y nervioso, la mágica transformación de los colores en la fina capa vítrea que recubre el barro.

En las obras de Diana hay una fuerza inusitada, quizá por la dureza representativa que a la vez desvanece las figuras sólidas en sus bordes. El realismo de la representación adquiere tonalidades y efectos pictóricos que la alejan de la frialdad fotográfica y que la vuelven una cálida instantánea de la existencia humana, frágil, casi fantasmagórica, en medio de la solidez de la mecanizada y plastificada modernidad.

La apertura de Trayecto en Talavera, en el Museo de Arte Popular, se llevará a cabo el sábado 4de octubre, a las 12:00 horas.

S e m b l a n z a:

Diana Salazar estudia la licenciatura en Artes Visuales (ENAP, 1994) y la maestría en Historia del Arte (FFyL, 1999), ambas en la UNAM. Actualmente cursa el doctorado en Artes y Diseño con orientación en Artes Visuales, en la UNAM. Inició su carrera artística en 1995 con su primera exposición individual de pintura y a partir de entonces, ha realizado múltiples exposiciones individuales en recintos importantes de México, Estados Unidos y Canadá. Ha participado en más de 50 exposiciones colectivas en México y el extranjero.

De 1995 a la fecha es profesora en la Escuela Nacional de Artes Plásticas -hoy Facultad de Artes y Diseño- de la UNAM, donde actualmente coordina el Seminario de Pintura Contemporánea. En 1999-2000 realiza una residencia académica como profesora en la Academia de Créteil, Francia. Ha impartido cursos
 en diversas universidades estatales e instituciones privadas.

Ha obtenido diversos reconocimientos como: la Beca Jóvenes Creadores del Fondo Nacional parta la Cultura y las Artes (FONCA) en dos ocasiones, 1995-1996 y 2000-2001; el Premio de Adquisición en Pintura del Salón de Octubre, Gran Premio Omnilife en Guadalajara, 2001; Mención Honorífica en Pintura en el XXIII Encuentro Nacional de Arte Joven en Aguascalientes, 2003; y Mención Honorífica para una residencia artística en el Vermont Studio Center de los Estados Unidos de América, 2004.
Asimismo, en 2003 llevó a cabo una residencia artística en el Banff Centre for the Arts en Alberta, Canadá, con el apoyo conjunto de esta institución y del FONCA.

En la actualidad es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte.