juego-de-pelota-vochol
Hola amigos, ¿qué les parece la fiebre del mundial de fútbol que se lleva a cabo en Brasil? Es sorprendente, ¿cierto?
Pues nuestro país tiene una gran historia referente a los juegos de pelota desde hace muchos años. 
 
En Mesoamérica, desde la zona que actualmente corresponde a Michoacán hasta el sur del país, desde hace más de 3500 años se ha desarrollado un juego muy divertido e interesante, que vale la pena conocer en sus diversas modalidades. 
 
Originalmente, el juego de pelota, en la época que les menciono, tenía una importancia más que deportiva, pues representaba una oportunidad para tener un acercamiento religioso y espiritual con las deidades que protegían al pueblo purépecha (y en general a los de mesoamérica). 
 
Así, el juego era visto como una forma ritual de acercarse al culto dirigido al sol, a través de sacrificios y ceremonias. 
 
En la actualidad, se siguen realizando estos juegos, ya de una forma más lúdica, en sus variados estilos.
 
Así, la pelota purépecha se juega con una pelota hecha de tiras de algodón atado con mecates de lazo o henequén; y un bastón hecho de madera en forma de “L”. Los puntos se logran conforme los equipos “meten gol” a la portería o linea del equipo contrario. Lo más emocionante de este juego es que la pelota puede ir bañada en petróleo y encendida en fuego para dar mayor riesgo al juego y hacerlo más cercano a la forma como se jugaba originalmente. 
 
El juego de pelota que más se realiza en el centro del país, se lleva a cabo de igual forma con una pelota de algodón o bien con una hecha de cuero, pero en este caso, esta debe ser golpeada con la cadera, los brazos y las piernas, intentando anotar en un aro de piedra que se encuentra colocado en un muro, ganando el encuentro el equipo que más anotaciones logre en el aro. 
 
Como pueden ver amigos, el juego de pelota en nuestro país tiene una historia muy grande y de muchos, muchos años. 
 
Por ahora ire a jugar un rato este juego que me gusta tanto, ustedes no olviden ejercitarse pateando la pelota y de muchas otras formas igual de divertidas. Nos vemos pronto.