Por Patricia Gout

Durante el trayecto de Veracruz a Campeche, una fuerte tormenta estuvo a punto de hundir la nave, pero por un milagro el Cristo Negro cobró vida y tomó el timón, salvándoles de un fatal desenlace y aún haciendo que llegaran a su destino en un tiempo más breve.

Durante el trayecto de Veracruz a Campeche, una fuerte tormenta estuvo a punto de hundir la nave, pero por un milagro el Cristo Negro cobró vida y tomó el timón, salvándoles de un fatal desenlace y aún haciendo que llegaran a su destino en un tiempo más breve.

Una de las festividades más importantes de Campeche es la del venerado Cristo de San Román ó simplemente el Cristo Negro. Se celebra del 13 al 29 de septiembre con eventos culturales y deportivos, serenatas, concursos, juegos florales, exposición agrícola, ganadera, artesanal e industrial; juegos mecánicos y pirotécnicos; bailes populares y procesiones.

Como suele suceder en tantas de nuestras tradiciones, la historia se va entretejiendo con la leyenda, de tal suerte que ya no se puede realmente separar el mito de la realidad. De la imagen del Cristo Negro se dice que fue traída desde Italia y que ya su viaje a México estuvo rodeado de prodigios y milagros.

Su historia se remonta a los primeros años de ser fundada la Villa de Campeche, cuando aproximadamente en 1562 ó 1563 la península fue severamente azotada por una plaga de langostas. Los pobladores, buscando el auxilio divino, prometieron levantar un santuario al santo que resultara ganador después de echar suertes. El nombre resultante fue el de San Román y fue así que en su honor se edificó a las afueras de la ciudad una pequeña iglesia. Para dicha capilla los lugareños solicitaron al comerciante Juan Cano de Coca Gaitán que les trajera una imagen de Cristo crucificado, y es ahí donde comienza la leyenda. De acuerdo a la fuente disponible, durante el trayecto de Veracruz a Campeche, una fuerte tormenta estuvo a punto de hundir la nave, pero por un milagro el Cristo Negro cobró vida y tomó el timón, salvándoles de un fatal desenlace y aún haciendo que llegaran a su destino en un tiempo más breve.

El culto rendido y la fiesta tradicional en honor al Cristo Negro han venido rebasando fronteras.

El culto rendido y la fiesta tradicional en honor al Cristo Negro han venido rebasando fronteras.

A esa historia se suman tantas otras, entre ellas la muerte y posterior resurrección del propio Juan Cano por intercesión del Cristo, así como otros incontables milagros y prodigios atribuidos a la venerada imagen, de tal modo que para el siglo XVII, ésta devoción ya estaba totalmente afianzada en la vida religiosa de Campeche.

De entonces para acá, el culto rendido y la fiesta tradicional en honor al Cristo Negro han venido rebasando fronteras hasta el grado de constituirse no solamente como el patrono del barrio de San Román o de los pescadores, sino que es el patrono y la imagen sagrada más importante de toda la geografía del estado.

En 1965, se festejó con rumbosas fiestas el IV Centenario de su arribo a playas campechanas, y todos los años los lugareños esperan la festividad con gusto, pues ya se trate de un mito, anécdota o historia, lo que sí es definitivo y muy real es que su figura forma parte integral de la historia de Campeche.

Una de las festividades más importantes de Campeche es la del venerado Cristo de San Román ó simplemente el Cristo Negro.

Una de las festividades más importantes de Campeche es la del venerado Cristo de San Román ó simplemente el Cristo Negro.

Fotografías: Gobierno del Estado de Campeche