sala de lectura

Al igual que los antiguos escribas Ángel Martínez Martínez retoma esa tradición y a la manera artesanal invierte la construcción de la escultura alternativa y la pintura, para narrar historias del presente con temas permanentes.

Como en una sala de lecturas alternativas visuales, transcribe como si fueran códices de la contemporaneidad, códigos legibles, para hablar de la cotidianidad inmediata del ser humano, en la ausencia de este.

Mediante estas piezas se alude a la referencia genealógica de la naturaleza; papel, libros, madera, en consecuencia de la pintura por la pintura misma. Formando un circulo de memorias que revaloran la iconografía artesano-artista.

La propuesta de Ángel Martínez Martínez (México-1974) parte de lo abstracto y lo figurativo, prescindiendo de la silueta humana como tal, para plasmar solamente su esencia a través de la costumbre o tradición (consuetudinaria) universal.

Ha participado en 90 exposiciones colectivas por selección e invitación en museos y espacios culturales de México, Bangladesh, Bolivia, China, Costa Rica, España, Estados Unidos, Italia, Irán, Mónaco, Perú, Polonia, Turquía, y Venezuela.

Recibió el Premio Único de Adquisición XIII Encuentro Nacional de Arte Joven, México (1993) y el Reconocimiento del Consejo Consultivo de la Ciudad de México, Mención especial Premio Nacional de la Juventud (1996). Fue también becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

La obra de Ángel Martínez es acervo de museos en México, China, Italia y Perú. Habiendo realizado 26 exposiciones individuales en México, Estados Unidos y España.