Por Rafael G. Córdova. Consejero. 

Escudo de la Ciudad de Zacatecas

Escudo de la Ciudad de Zacatecas

Al pensar en Zacatecas lo primero que vino a mi mente fue la “Marcha de Zacatecas”, una melodía que ha trascendido nuestras fronteras y que está considerada como el segundo Himno Nacional de México y el Himno Nacional de la Charrería Mexicana, elemento indispensable en las ceremonias y desfiles e incluso sus notas acompañaban el retorno a los salones de clases tras el fin de los honores a la bandera en las escuelas públicas.

Existen variaciones en la historia de su creación, pero hay elementos en común que indican que todo surgió una noche de 1891 en una cena entre amigos en casa del compositor Fernando Villalpando en Zacatecas, donde entre los invitados se encontraba su concuño Genaro Codina.  Fue en esta tertulia que surgió el reto entre ambos músicos de componer una marcha militar, misma que se sometería al juicio de amigos y familiares, acordando que el ganador dedicaría su marcha al entonces gobernador de Zacatecas, el general Jesús Aréchiga.

Cuenta la historia que a Genaro Codina no le llegaba la inspiración, pero fue durante un paseo por la alameda (conocida actualmente como Alameda García de la Cadena) que sintió el deseo de tomar su arpa (que era su instrumento favorito) y entonar la primera versión de esta bella marcha.

Está por demás decir que al someterse al escrutinio del “jurado”, la marcha ganadora fue la de Genaro Codina por lo que fiel a lo acordado, procedió a llamarla “Marcha Aréchiga” en honor al gobernador. Ambos, y como muestra de su aprecio y admiración mutua, organizaron una serenata con la Banda del Estado para presentarla ante el Gobernador.

Fernando Villalpando hizo el arreglo e instrumentación para la Banda a partir del original de Codina que estaba hecho para arpa, fungiendo además como el Director de la orquesta del Estado el día de su estreno al público en abril de 1893 en la Plaza de Armas, donde también participó la Banda de Niños del Hospicio.

Se dice que cuando Genaro Codina escuchó la instrumentación realizada por Fernando Villalpando, exclamó con lágrimas en los ojos  “¡Qué preciosa es, no creía que fuera tan linda!”, a lo que Villalpando respondió “Tú me la diste desnuda y yo la vestí”.

Zacatecas1Pero el anecdotario no termina aquí, ya que al presentarla al gobernador Aréchiga, unos dicen que como parte de un gesto noble y de modestia, pidió que se cambiara el nombre a Marcha Zacatecas, ostentando el nombre del estado, mismo que que ha derivado en Marcha de Zacatecas.  Otra versión indica que cuando el gobernador vio el nombre de la marcha dijo: “Por favor, Don Genaro, no le ponga ‘Marcha Aréchiga’ porque con eso bastará para que sea impopular, póngale mejor ‘Marcha Zacatecas’ y verá usted que prende”.

De la marcha de Zacatecas se conoce más la melodía, sin embargo cuenta con letra, la cual refleja un espíritu patriota reflejada en sus estrofas llenas de amor a la patria y a la libertad:

Marcha de Zacatecas. 
Letra: Salvador Sifuentes.
 
Prestos estad a combatir
oíd llamar suena el clarín,
las armas pronto preparad
y la victoria disputad;
Prestos estad suena el clarín
anuncia ya próxima lid,
vibrando esta su clamor
marchemos ya con valor.
 
Sí, a lidiar marchemos
que es hora ya de combatir
con fiero ardor, con gran valor,
hasta vencer, hasta vencer.
Hasta morir.
 
Prestos estad a combatir
oíd llamar suena el clarín,
las armas pronto preparad
y la victoria disputad;
Prestos estad suena el clarín
anuncia ya próxima lid,
vibrando esta su clamor
marchemos ya con valor.
 
Como huracán que en su furor
las olas rompen en la mar
con rudo empuje y con vigor
sobre las huestes avanzad;
no os detengais, no haya temor
pronto el ataque apresurad
guerra sin tregua al invasor
viva la patria y libertad.
Viva la libertad, viva.
Viva la libertad, viva.
Que viva sí, viva.
 
Oh, patria mia, tu hermoso pabellón
siempre sabremos, llevarlo con honor.
Oh, patria mia, tu hermoso pabellón
siempre sabremos, llevarlo con honor.
 
Prestos estad a combatir
oíd llamar suena el clarín,
las armas pronto preparad
y la victoria disputad;
Prestos estad suena el clarín
anuncia ya próxima lid,
vibrando esta su clamor
marchemos ya con valor.
 
Como huracán que en su furor
las olas rompen en la mar
con rudo empuje y con vigor
sobre las huestes avanzad;
no os detengais, no haya temor
pronto el ataque apresurad
guerra sin tregua al invasor
viva la patria y libertad.
Viva la libertad, viva.
Viva la libertad, viva.

Que viva sí, viva.

Fue así como nació la internacional y muy mexicana Marcha Zacatecas, que desde su nacimiento fue conocida y reconocida como una especie de himno regional zacatecano y como ya se mencionó, el segundo Himno Nacional Mexicano.

¿Sabías que…

  • De La Marcha de Zacatecas se hicieron dos instrumentaciones, la del violinista Arturo Elías quien fue por muchos años el director de la Banda del Hospicio de Niños en Guadalupe, y la del maestro Villalpando, que fue la mejor y es la que se toca en la actualidad.
  • La marcha se ejecutó por primera vez como tema de examen en el hospicio de los niños, por la banda propia y bajo la instrumentación y dirección del profesor Elías. Poco después fue tocada por una típica integrada por señoritas que dirigía el profesor Primitivo Calero, en un concierto ofrecido en el teatro de la ciudad, en el mes de abril de 1893, todo esto antes de su presentación triunfal en la Plaza de Armas.
  • A partir de 1910 fue el himno de las fuerzas revolucionarias, especialmente de la División del Norte comandada por Francisco (Pancho) Villa.
  • En su internacionalización, se dice que Mussolini la hizo incluir en el repertorio de las grandes festividades.
  • Se dice que en el año de 1934, el Emperador Negus de Etiopía, le solicitó formalmente al Presidente Lázaro Cárdenas del Río la autorización para que aquel país adoptara como Himno La Marcha Zacatecas. La cual fue negada por el mismo mandatario porque era una pieza popular de nuestro país.

…?

 

 

Genaro Codina (1851-1901)

Genaro CodinaFue un compositor y músico nacido en la ciudad de Zacatecas el 10 de septiembre de 1851 y fallecido en esa misma ciudad, el 22 de noviembre de 1901. Hijo de la señora María Dolores Fernández y Santiago Codina.

Genaro era un hombre de baja estatura, cabello casi a rape y usaba unos lentes gruesos que empequeñecían sus ojos, era tímido y de poca conversación, pero alcanzó la fama con la Marcha Zacatecas, la cual escribió a pesar de no contar con una preparación académica en la música, lo cual se vio compensado con su don melódico que le permitía componer y tocar el arpa. También domina el arte de la pirotecnia, elabora globos aerostáticos y organiza la Orquesta Típica Zacatecana con la cual ofrece conciertos en nuestro país y en Estados Unidos.

Fue el autor de diversas composiciones como las marchas Porfirio Díaz, Patria mía y México; la polka Las Típicas Zacatecanas; los chotis Ayes del Alma, Carmen, Recuerdos, Emma, Lazo Nupcial, Presentimiento y El Sueño de la Inocencia; las mazurcas Chére amí, Felicitación, Una Confidencia, Canastilla de Bodas y Elena; los valses Primavera de la Vida, Como un Sueño, Culto a lo Bello, Sueño Dorado, Idilio, Fraternidad y Recuerdo a Durango; las danzas Acacia, Los Ojos de Luz, Lola, Propaganda Musical, Grato Recuerdo, En el Silencio de la Noche, Luz y Herlinda, Ensueños, Sonrisa y Llanto, Oralia, Dime que sí, Carcajada, Amor, etc. Entre sus mejores obras se cuentan Grata Ilusión, Presentimiento, Traje Azul, Himno a la Ciencia, Idilio, Duquesa y ¿Se acuerda Usted?

No obstante sus logros, a su muerte el 22 de noviembre de 1901, la prensa no habló del suceso, pasando completamente desapercibido, y fue hasta 1932 que el Ayuntamiento de la Ciudad de Zacatecas marcó con una placa la casa en la que vivió e hizo que esa calle llevara su nombre.

El 10 de septiembre de 1942 ante los restos mortales de los compositores Fernando Villalpando y Genaro Codina, se realizaron honores en el Teatro Calderón a razón de su traslado al Mausoleo de los Hombres Distinguidos Zacatecanos, en el Panteón de la Purísima.

Por último, el 31 de diciembre de 1957, el H. Congreso del Estado de Zacatecas emitió un decreto para que a partir del 1ª de enero 1958, el municipio y cabecera municipal de San José de la Isla, llevaría el nombre de Genaro Codina en honor al músico zacatecano.

Genaro_Codina2