Por Jose N. Iturriaga

Los yucatecos trabajan artesanías de algodón, fibras naturales,  madera, metales, concha, hueso, cera, papel, piel, piedra, etcétera.

Una de las expresiones artesanales que presenta mayor producción de acuerdo a la tradición es el bordado, como en el terno y el hipil, y también hacen deshilados, examina el arquitecto Domingo Rodríguez Semerena. Una prenda de vestir sobresaliente es la guayabera.

 

Hamas en la Tienda del MAP, A.C.

Hamas en la Tienda del MAP, A.C.

 

La hamaca es un signo de identidad en Yucatán. “Es considerada por nosotros como nuestra ‘cama tradicional’ o como le llamó un poeta: media luna del sueño”. Pueden ser de algodón, sanseviera, nylon o henequén; desde luego que este último material, ligado a la historia misma del estado, se utiliza también para elaborar muchos otros objetos utilitarios y ornamentales.

Miniatura de barco elaborado con filigrana de plata.

Miniatura de barco elaborado con filigrana de plata.

En la afamada joyería yucateca sobresalen los rosarios de filigrana, a veces con cuentas de coral y semilla de cocoyol. Son muy usadas la cadena salomónica, la de dos vueltas y las veneras. Los precios del oro han abierto la alternativa a la plata.

El trabajo del barro es tradicional en diversas poblaciones. Una vieja técnica de alfarería todavía se puede observar en Ticul: “consiste en patrones de flores de papel que se adhieren a la pieza antes de aplicarle un baño de tierra roja.  Al llevarse a cabo la cocción, el papel se quema, quedando el motivo floral resaltado del color natural del barro”.