vochol_primavera

Hola amigos, soy yo, su amigo el Vocholito, saludándolos de nueva cuenta.  ¿Se han percatado que ya se empieza a sentir calor y los árboles empiezan a ponerse verdes de nueva cuenta? Los pajarillos cantan, y las flores empiezan a llenar de color los jardines. En efecto, la primavera se aproxima, y todos los vocholitos nos encontramos listos para recibirla.

Este año, he decidido disfrazarme para el festival de primavera de mi escuela, que se lleva a cabo el día 21 de marzo. Mi disfraz es de un vocholito lleno de flores y vegetación, muy representativo de la primavera, ¿no creen?

Hay poblaciones en nuestro país, en las cuales, esta fecha es muy importante y da la oportunidad de representar la riqueza natural de las distintas regiones a través del arte popular.

En Puebla, Tlaxcala y Veracruz por ejemplo, tres de mis estados preferidos, se trabaja mucho el arte popular realizado con hojas de maíz secas, llamadas totomoxtle; je je, el nombre es gracioso y significa “lo abierto o desfajado” en náhuatl. Generalmente se realizan figuras como ángeles, muñecas, nacimientos navideños, y flores, hechas todas estas piezas con la hoja totomoxtle, las cuales son pintadas con anilina vegetal, un pigmento no tóxico y fácil de conseguir.

Es sorprendente el aprender cómo es que una vez que aprovechamos el maíz en sus diversos usos, la hoja nos es útil tanto para envolver tamales como para realizar estas hermosas piezas de arte. A mí, mi abuelita vocholita me enseñó desde pequeño a hacer flores y carritos de totomoxtle, y me gusta mucho jugar a hacer diversas figuras con este bonito material.

En mi disfraz, ¿sabes identificar cuáles flores son naturales, y cuáles son de totomoxtle?