vochol_candelaria

Hola amiguitos, espero se encuentren muy bien. ¿Me recuerdan? soy el Vocholito, y continúo conociendo más sobre el arte popular y las tradiciones que tenemos en nuestro hermoso país. Los invito a que me acompañen y aprendamos juntos sobre el maravilloso arte popular para así poder preservarlo y seguir disfrutándolo.

¿Recuerdan que el 6 de enero partimos la Rosca de Reyes y a algunos nos salió el “niño”? pues este dos de febrero nos toca celebrar el día de la Candelaria, un festejo que va completamente unido al día de Reyes, al “niñito” en la rosca, a los tamales y al atole. 

Durante la Fiesta de la Candelaria, se celebra la presentación del Niño Jesús en el Templo de Jerusalén. Es por ese motivo que se acostumbra llevar al Niño Dios que se tenía en el nacimiento navideño a misa, Es vestido por sus “padrinos” (quienes lo arrullaron en Noche Buena) con ropones y trajecitos elegidos por ellos mismos, y posteriormente es colocado en un lugar especialmente dedicado a él. 

En algunos pueblos los habitantes llevan a la iglesia mazorcas para que sean bendecidas, esto para recibir bendiciones en sus temporadas de siembra. Y hay quienes llevan a bendecir semillas de maíz, frijol, y varios cereales. Todo esto dentro de las celebraciones del inicio del periodo agrícola. 

¿Y la comida? Je je je, lo siento, soy un Vocholito muy comilón, y me encanta hablar de la comida típica y tradicional. Después de la celebración y presentación del Niño Dios, los invitados se reúnen en casa y comparten tamales y atole; estos son llevados generalmente por aquellos a quienes les salió el niñito en la rosca del 6 de enero. 

Los tamales son hechos con masa de maíz cocida envuelta en hojas que pueden ser de maíz, plátano o maguey, y se han servido desde tiempos de los banquetes del emperador Moctezuma, en ese entonces eran rellenos de faisán, perro mudo, y guajolote; actualmente se rellenan de salsa verde o roja, con pollo y carne de cerdo, aunque a mi los que me encantan son los tamales de dulce, rellenos de pasitas. Existe una gran variedad de sabores y rellenos en los tamales y estos son acompañados de atole de varios sabores. 

Nosotros los vocholitos comemos tamales durante todo el año, pero en esta fecha en específico, es muy importante y divertido el poder hacerlo, como parte de nuestras tradiciones. A comer tamales, ¡yupyyy!