Por Sonya Santos de Arredondo, Presidenta

atole de piña

En México, el Día de la Candelaria se acostumbra que, quien “se saco” el niño oculto en la rosca de reyes, haga una reunión en donde ofrecerá tamales y atole, ambos productos de maíz. Esta tradición tiene raíces prehispánicas;  en muchos lugares este día marcaba el principio del año, por lo cual los indígenas tienen la costumbre de llevar a bendecir las mazorcas que servirán de semillas en la próxima siembra,  también se bendicen las velas o candelas, de ahí el nombre de “Candelaria”, y simboliza a Jesús, que en La Biblia es referido como la “luz del mundo”  En muchos pueblos los habitantes llevan a la iglesia mazorcas para que sean bendecidas a fin de sembrar sus granos en el ciclo agrícola que inicia, pues el 2 de febrero coincide con el undécimo día del primer mes del antiguo calendario azteca.

El atole (del náhuatl atolli ‘aguado’, de atl agua y tol, diminutivo despectivo), conocido también como atol es una bebida que tradicionalmente se prepara hirviendo agua y masa de maíz para tortillas, hoy en día se puede sustituir la masa por maicena.

Ingredientes
6 tazas de agua o leche
1 rajita de canela como de 5 cm
800grs piña en trocitos
½ taza de agua para la piña
1 1/3  taza azúcar morena
¼ taza de maicena

 Manera de Prepararse

Hervir el agua con la canela. Por otro lado se licua la piña con un poquito de agua y la maicena,  vaciar en el agua hirviendo, después el azúcar. Hervir 15 min sin dejar de menear con una cuchara de palo.