La piñata. Diego Rivera

La piñata. Diego Rivera.

Por Rafael G. Córdova, Consejero.

No hay nada más emocionante en esta temporada que las posadas, y no por el ponche, las colaciones, el pedimento de posada; sino que el momento cumbre es el de romper la piñata pero esto tiene su chiste y seguir unos sencillos pasos:

  • Por supuesto deberás tener una piñata que puede ser de cartón o más tradicional, una con olla de barro, de preferencia con los 7 picos que representan cada uno de los pecados capitales.
  • Ahora comienza lo divertido, habrá que llenarla de de cacahuates, mandarinas, naranjas, tejocotes, jícamas, cañas y otras frutas de la estación.
  • Se elige un lugar apropiado para romperla, se amarra con una soga fuerte y se cuelga de tal forma que sea posible subirla y bajarla a voluntad y hacerlo más divertido.
  • Normalmente se elige al niño más pequeño o se separan niños y niñas (si es que hay más de una piñata) y se le cubren los ojos con un pañuelo, se le entrega un palo, se le dan unas cuantas vueltas y ¡comienza la diversión: a romper la piñata! Mientras los demás cantan:

 —

La piñata tiene caca, tiene caca, cacahuates de a montón.

No quiero oro, ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata.

Andale niño, no te dilates, con la canasta de los cacahuates.

Dale, dale, dale,
no pierdas el tino.
porque si lo pierdes,
pierdes el camino.

 Dale, dale, dale,
dale y no le dio,
quítenle la venda
porque sigo yo.

  • Los niños van pasando por turnos hasta que la piñata se rompe y suelta el tesoro que contiene, acción que genera que los niños se abalancen a recoger la mayor fruta posible.

¿A poco no es divertido?, cuéntanos qué más te gusta de esta tradición y si conoces otros cantos.

Niños rompiendo la piñata en una posada tradicional. Fuente: Wikipedia.

Niños rompiendo la piñata en una posada tradicional. Fuente: Wikipedia.