Por Mónica Abedrop

“…y llevaban a ofrecer muchas ofrendas de maíz y chile, calabaza y frijol y otros muchas legumbres, en memoria de sus difuntos”.

                      Fray Juan de Torquemada

20131021_123306Los entierros prehispánicos estaban acompañados por dos tipos de objetos: los que el difunto había utilizado en vida y aquellos que podría necesitar en su tránsito a su viaje al Mictlan, a la “obsidiana de los muertos“ el lugar de su eterno reposo.

Hoy en día, la mayoría de los altares con ofrendas que ponemos el Día de Muertos para nuestros seres que ya han hecho su transición, están compuestos por varios elementos básicos con un significado específico creando así un vínculo más profundo entre la vida y la muerte y  otorgándole un sentido eminentemente místico y religioso.

El tiempo no ha sido un impedimento para que los festejos al retorno de los muertos siga siendo parte de nuestras vidas. Si bien los elementos básicos de las ofrendas son en su mayoría iguales como el agua, la sal, las flores, el cirio o vela, el incienso o copal, el pan, el petate y los juguetes, su significado dado la propia historia de nuestro país, ha variado.

  • El agua era considerada por nuestros antepasados como fuente de vida, la ofrecían para apaciguar la sed, ya que estos creían que los muertos llegaban con mucha sed después de su largo viaje. En la actualidad el agua está relacionada con el bautismo y mantiene el sentido de purificación y de ofrecerle de beber al sediento.
  • La sal, es un elemento de purificación.  Ayuda también a que el cuerpo no se descomponga. Es un elemento de sabiduría y una invitación al banquete ofrecido.
  • Las flores. Las hay blancas que están relacionadas con las ánimas de los niños. Significan ternura y pureza. Las amarillas, el cempasúchil o flor de los 400 pétalos, flor de oro están relacionadas con los adultos. Los indígenas la utilizaban como planta curativa. Significa riqueza y representa a la luz como rayos del sol, que indicaran a las ánimas el rumbo a su casa. Normalmente se ponen 12 flores o un número par.
  • El cirio o la vela. En el pasado se utilizaba el ocote encendido. Hoy se utilizan velas, veladoras, ceras o cirios y su luz significa que hay fe y esperanza de triunfo de que las almas pasen de esta vida a otra, a la inmortalidad, a lo misterioso. Es el símbolo del amor eterno. En el catolicismo es la presencia de Cristo.
  • El incienso o copal. Su aroma es el perfume que aleja los malos espíritus y en el pasado servía para rendir culto a los soberanos, una ofrenda a los dioses. Hoy a través del perfume y del humo del incienso o copal se transmite el canto, el culto y el pensamiento del que ofrenda. Es el elemento que sublima y eleva a la oración.
  • El pan. En la época prehispánica se ofrecían alimentos preparados con maíz como el itacate o tamales, ya que no se conocía el trigo. Hoy hay muchos tipos de panes de muertos; el gollete por ejemplo es un pan redondo de color rosa y se coloca con un pedazo de caña que representa los huesos. El pan es un elemento que se comparte, un ofrecimiento fraternal que se le invita a un hermano, ya que las ánimas son consideradas como nuestros hermanos. En el catolicismo representa el cuerpo de Cristo.
  • El petate. En el pasado se utilizaba como cama o mesa para envolver a los muertos. Hoy se utiliza como objeto de descanso en la ofrenda y para merecer el banquete ofrecido.
  • Los juguetes. En el pasado a las animas de los niños se les colocaba juguetes de barro para tenerlos felices, principalmente figuras de perrito izcuintle, ya que se creía que éstos los ayudaban a llegar al Mictlan. Hoy se les ponen los juguetes que en vida jugaron.

Puede ser que los elementos en las altares y ofrendas varíen y tengan diferentes significados; aún así, lo cierto es que cuales quiera que sean, son colocados con la certeza de que los difuntos que vienen, sabrán que son recordados y bienvenidos y que esos tres días serán dedicados a la unión entre los vivos y los muertos; a la comunión entre la vida y la muerte.

ofrenda-completa

Ofrenda elaborada por Jorge Rosano.

 

Receta de Pan de Muerto, da clic aquí