Por Sonya Santos de Arredondo, Presidenta

Mineral de plata

Mineral de plata

Desde el descubrimiento de la plata, la humanidad se ha deleitado con su belleza. Es el metal precioso más abundante en la corteza terrestre, un material de atractivas propiedades físicas y químicas, que ha marcado la historia del hombre debido a la gran variedad de aplicaciones que se le han encontrado. La plata es un elemento químico de número atómico 47 situado en el grupo 1b de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es Ag; proviene del latín argentum y el griego ργυρος, que significa blanco y brillante. De la producción mundial de plata, aproximadamente el 70% se usa con fines industriales, y el 30% con fines monetarios, buena parte de este metal se emplea en orfebrería, pero sus usos más importantes son en la industria fotográfica, química, médica, y electrónica. El país número uno en producción de plata es México, seguido de los Estados Unidos, Canadá, China, Perú y Chile. Es uno de los metales conocidos desde la antigüedad, ya en el Génesis se menciona.

¿Por que hay plata de .925 y .950?

Existen diferentes niveles de pureza de la plata. La plata pura (100% de plata) se dice “plata 1000”, no se puede hacer joyas porque es un material muy suave, se debe usar una aleación con otro metal. La plata .950 es una aleación de 95% de plata con 5% de cobre. La plata .950 es la más pura que se pueda encontrar en el mercado de la joyería.
La plata mas común para fines de compra y venta de productos es la plata .925 que contiene 92.5% de plata con 7.5% de cobre.

Al principio de la humanidad, como el resto de los metales, sirvió para armas de guerra, utensilios y adornos para embellecer; ornamentación. Después el sistema monetario la adopto para acuñar monedas, los historiadores consideran que el mayor impacto de la plata en las civilizaciones fue su uso como la base monetaria y económica, desde la época del imperio greco-romano, hasta antes de la primera guerra mundial. Se cree que las primeras extracciones de plata se dieron en las minas de Asia Menor y el uso más antiguo que se ha documentado por una civilización ocurrió en el año de 3500 A.C., después, durante la época del imperio romano tuvo un gran auge como uso monetario, pero a la caída de éste, sufrió una debacle y se abandono la practica de las monedas.

Vitrales de la Catedral de Nuestra Señora de Paris, Francia. Comenzó a construirse en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Se trata de la catedral francesa más antigua del estilo gótico.

Vitrales de la Catedral de Nuestra Señora de Paris, Francia. Comenzó a construirse en el año 1163 y se terminó en el año 1345. Se trata de la catedral francesa más antigua del estilo gótico.

En la Época Medieval, siglos X-XII, se utilizaron los óxidos de plata, obtenidos de las minas, como aditivos al proceso de fabricación de vidrio ya que aunque no se sabía la causa, se observaba que le proporcionaba diferentes tonos de amarillo al producto. Estos coloridos y vistosos vidrios, llamados vitrales, fueron usados en esta época para construir ventanas con arte decorativo. En las iglesias se colocaron vitrales con motivos de pasajes bíblicos.

Monedas conocidas como "Carlos y Juanas"

Monedas conocidas como “Carlos y Juanas”

Anverso.- El escudo coronado de Castilla, León y Granada. Las iniciales del ensayador, la ceca “M” y la leyenda “Carolvs et Johana Reges”.
Reverso.- Las columnas de Hércules con el lema “Plus Vltra” y el texto “Hispaniarvm et Indiavm” y el valor.

 

Las monedas conocidas como “Carlos y Juana”, son las primeras monedas acuñadas por la Casa de Moneda de México y también las primeras acuñadas en el Nuevo Mundo. Se hicieron de 1536 a 1555, durante el reinado de la hija de Fernando V “El Católico”: doña Juana, apodada “la loca” ya que se “decía”  no estaba bien de sus facultades mentales, lo que orilló a que su hijo mayor, Carlos V de Alemania y I de España, fuera nombrado coadjutor del reino. El 11 de mayo de 1535 se fundó la Casa de Moneda de México, y al año siguiente, se empezaron a fabricar monedas de plata de un cuarto de real, medio real, uno, dos, tres y cuatro reales. La moneda de 8 reales de este tipo no se hizo en México.

 

La plata volvió a adquirir fuerza como sistema monetario con el surgimiento del Imperio Español, el cual comenzó con el reinado del rey Fernando de Aragón y la reina Isabel de Castilla en 1469. La conquista de América en 1521 y el descubrimiento de grandes minas con metales preciosos, plata y oro, en México, Bolivia, Perú y Colombia, condujo a que se fundara en 1536 la primera Casa de Moneda del Nuevo Mundo, en la Ciudad de México, donde se hacían los Reales Españoles. El proceso era el siguiente: llegaba el mineral en barras de plata que se fundían, se convertían en láminas y se cortaban en pequeños discos. Para acuñar los discos, se troquelaban símbolos de la propia casa, se diseñaba de acuerdo con las disposiciones reales sobre el peso y la estampa. El grabado aglutinó un proceso artístico y artesanal de alta calidad y especialización. El valor del Real Español estaba basado en el valor mismo de su peso en plata, por lo que era una moneda estable y se usó como la moneda mundial para la compra y venta de mercancías por más de 300 años.

Marco con imagen de San Roque. Filigrana de plata y oro SXVIII. Col. Museo Nacional de Historia

Marco con imagen de San Roque. Filigrana de plata y oro SXVIII. Col. Museo Nacional de Historia

Al mismo tiempo que la plata se consolidaba como soporte económico, surgía el gremio de plateros para la ornamentación, que llegó a ser el más poderoso de la Nueva España. Los artistas plateros estaban reglamentados por medio de ordenanzas, que tenían la finalidad de establecer las condiciones de trabajo, e incluso protegerlos de competencias desleales, se crearon para determinar el monopolio de dicha actividad artística e industrial; sólo los agremiados podían fabricar y vender los objetos correspondientes a su oficio y garantizar a la población productos de excelente manufactura, la destreza y la diversidad de las técnicas utilizadas por los artistas plateros, se han conservado hasta nuestros días, transmitiéndose de generación en generación.

La arqueología, a través de diversas investigaciones, ha logrado el hallazgo en México de objetos precolombinos, que son testimonio del trabajo de los metales (oro, plata, cobre, estaño y plomo) para diversas finalidades: hachas, anzuelos, punzones, tubos, puntas de lanza, agujas y alfileres así como pectorales, collares, pulseras, cascabeles, anillos, orejeras, etc., en los que se empleó, de preferencia el oro, con diferentes técnicas: martillado, repujado, filigrana, chapeado y moldeado por medio de la cera perdida. Algunos historiadores dicen que en América el arte de los metales tuvo su origen en Ecuador o en Perú, y de allí se transmitieron varias técnicas por la costa del Pacífico hasta Panamá y Costa Rica, donde se establecieron importantes industrias para trabajar el oro. La metalurgia parece haber llegado tarde a México, evidentemente no antes del siglo X o tal vez en el siglo XI D.C.

Custodia. Plata dorada, repujada y cincelada. SXVIII. Col. Museo Nacional del Virreinato,

Custodia. Plata dorada, repujada y cincelada. SXVIII. Col. Museo Nacional del Virreinato,

México cuenta con vastas minas de plata, como La Valenciana en Guanajuato, y ha ocupado desde la colonia, uno de los primeros lugares a nivel mundial de producción y exportación de éste metal. La abundancia de plata en sus minas hizo que nuestro país se manufacturara la moneda de éste material hasta el año de 1918. Indiscutiblemente la plata está íntimamente ligada al desarrollo de la Nueva España, artísticamente hablando, éste llamado arte menor, produjo piezas que se admiraron en muchas partes del mundo. Las grandes cantidades del metal que llegaron a la península ibérica estimulo el desarrollo de la orfebrería a su máximo esplendor, lo cual favoreció al México de aquel entonces con innumerables plateros, destacando Villasana, Consuegra y Oñate, por mencionar solo algunos del siglo XVI.

Pero sobre el tema de la Plata en México serán los expertos en la materia, quienes nos hablaran de su uso y sus diseños en una magistral mesa redonda; Lili Castillo, Pedro Leites, Francisco Pérez de Salazar y Rodrigo Rivero Lake. No te pierdas este magno evento en la Comida-Conferencia de los Amigos del MAP el 28 de octubre 2013. Para información da clic aquí

 

 

 

 

¿Por qué se dice que la plata esta “quintada?

El Quinto del rey o Quinto real era un tributo que se pagaba al rey cuando se capturaba una presa o descubría un tesoro y que era igual a la quinta parte (20%) de lo capturado o descubierto. En particular la expresión Quinto del Rey o Quinto Real suele hacer referencia a un impuesto del 20% establecido en 1504 por la Corona de Castilla sobre la extracción de metales preciosos, principalmente el oro y la plata, y otros artículos dentro de los territorios de lo que fue la América española.

En la Nueva España se aplicaba de la siguiente manera: La plata del diezmo era la que pagaba de impuesto sólo un 10% de su valor, por estar en posesión del minero que la produjo. Si el minero la vendía, esta plata cambiaba de estatus para ser manufacturada pagaba un 20% de su valor (un quinto). La plata quintada era aquella que ya había pagado el impuesto del quinto, y se le señalaba con una marca que lo evidenciaba. Hoy en día con este término nos referimos, al sello del .925 o .950, que nos indica que SI es de plata la pieza.