Por Patricia Gout

Faustino Diaz

Faustino Diaz

Qué mejor modo de comenzar el mes de octubre, que celebrando con un compatriota un rotundo triunfo internacional. El mexicano Faustino Díaz ha ganado, ni más ni menos, el título de mejor trombonista del mundo el pasado mes de agosto en el Concurso Internacional de Trombón en Corea del Sur.

Faustino nació hace 31 años en la región de Etla, Oaxaca; y es a su origen al que atribuye en buena medida su desarrollo musical. Su familia se ha dedicado a la música por más de 100 años. Es el oficio que les ha dado el sustento, pues es bien conocida la infaltable presencia de las bandas musicales en todos los acontecimientos de la vida en los pueblos; desde los bautizos hasta los entierros.

A los 6 años de edad comenzó Faustino a hacer música tocando la batería y luego se sumó al grupo de su padre allá en San Lorenzo Cacaotepec. Llegó al trombón más porque hacía falta trombonista en la banda, que por otra cosa; pero el talento lo traía en las venas y traía algo aún mejor: Una enorme cantidad de determinación.

A los 16 llegó al DF para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música, donde para poder mantener sus estudios, tocaba por las noches en mariachis y tríos. Un año después ingresó a la Orquesta Filarmónica de Acapulco; luego pasó por la de la UNAM, la de la Ciudad de México y la Nacional.
Es el primer americano en lograr el triunfo en la prestigiosa competencia de Corea, pero lejos de sentirse el mejor trombonista del mundo, mantiene su motivación de siempre: tocar mejor que ayer.

Fautino Diaz nace en la región de Etla, Oaxaca

Fautino Diaz nace en la región de Etla, Oaxaca

Platicar con él es un gusto. Un hombre sencillo e inteligente, que con toda claridad expone sus puntos de vista respecto a la música en México. Oaxaqueño de corazón, se preocupa por el futuro de los jóvenes músicos de su tierra pues sabe que el talento existe y en abundancia, solo que no hay los elementos y los recursos que les ayuden a adquirir un nivel internacional. Piensa que la mentalidad conformista es quizá el más grave problema en nuestro país, más grande aún que la falta de buenos programas educativos en música.

-“Yo podría haberme conformado con la plaza de trombón principal en la OFUNAM cuando la gané a los 20 años; pero quería lograr más, estudiar y hacer cosas nuevas. Sabía que podía hacer grandes cosas”-

-“Otro  de los grandes problemas al que nos enfrentamos en nuestro país -continúa- es la falta de educación y el alcoholismo rural, que es un tema alarmante, pues se pierden al rededor de 10 músicos talentosísimos que pudieran hacer historia en cada generación a causa del alcoholismo”

También nos habla de cómo en México la música se lleva en la sangre y es parte de nuestro lenguaje desde la infancia con la música regional. -“Los mejores trompetistas mexicanos tocan música de mariachi; el asunto es que crean que con estudio y tesón, lo mismo puede accederse a Beethoven o Bach, pero existen muchos tabúes en torno a ello”- Y por eso Faustino, en medio de sus muchos compromisos musicales y sus estudios -actualmente está cursando una maestría en el conservatorio de Lausana, Suiza- no deja de involucrarse en proyectos a favor de la música en Oaxaca. Nos ha prometido compartirlos con nosotros para que le apoyemos desde este foro, en que los que nos une es el amor a México y los deseos de promover lo nuestro.

A los 16 llegó al DF para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música, donde para poder mantener sus estudios, tocaba por las noches en mariachis y tríos

A los 16 llegó al DF para estudiar en el Conservatorio Nacional de Música, donde para poder mantener sus estudios, tocaba por las noches en mariachis y tríos

Terminamos la conversación hablando de sus proyectos a futuro: Cuando termine su máster quiere hacer una especialidad en música antigua; audicionar para algunas orquestas europeas y estudiar dirección orquestal. Sin ninguna duda  logrará todos sus sueños y seguiremos escuchando mucho de él… Sin dudad seguirá este gran artista regalándonos satisfacciones a los mexicanos y poniendo el nombre de nuestro país muy en alto… ¡Gracias Faustino y muchas felicidades!