Por María Esther Villar de Moreno, Vocal

Ingredientes

10 bolillos partidos a la mitadtorta ahogada
Frijoles refritos
1kg de maciza de puerco
1/2 kg de costilla de puerco
1 kg de jitomate
2 cebollas
1/4 kg de Chile de árbol
Col rebanada (también conocida como repollo)
4 dientes de ajo
Comino
Clavo
Hierbas de olor
Sal
Pimienta

Modo de preparase
Para la carne
Se pone a cocer la carne con cebolla, ajo, hierbas de olor y sal; en bastante agua. Esperamos a que se consuma el agua y retiramos la cebolla y las hierbas dejamos la carne a freír en su propia grasa, esperamos a que se enfríe  y se desmenuza.

Salsa de jitomate
Se ponen a cocer los jitomates y se muelen con 1/2 cebolla, ajo, comino, clavo, pimienta y sal. Ya molido se vierte en un sartén con un poco de aceite y se deja sazonar.

Salsa de chile
Se cuece el chile de árbol con cebolla y ajo. Ya cocidos se muelen y se sazonan con sal y pimienta.

Arma tu torta
Se unta a cada parte del bolillo frijoles y se rellenan con la carne de puerco. Se bañan con las salsas. Generalmente en las torterias te preguntan…¿con cuanto chile? Dependiendo que tan picosas las quieras revuelven la salsa de jitomate con la de chile. Bañan la torta y la presentan con cebolla y col arriba.

 

Se dice que: La torta se llama ahogada porque tradicionalmente se sumergía totalmente en la salsa, como hacen los albañiles con los ladrillos de construcción (los remojan o ahogan en agua) y su creador “el güero”, originario de Los Altos de Jalisco, así las bautizó en la antigua estación del ferrocarril en Guadalajara. Se comían precisamente ahogadas, extra picantes para no dormirse durante la jornada, ahogadas en la salsa de chile de árbol. No se le agregaba la salsa de jitomate que hoy en dia le ponen.