Sala 4 del MAP. Alebrijes

Sala 4 del MAP. Alebrijes

Por Alejandra Limón

Introducción: Animales imaginarios, mezcla de distintas especies con colores vivos y detalles inusuales son una artesanía típica mexicana.

DSC00307Se dice que el inventor de los alebrijes fue Pedro Linares López, artesano del mercado de La Merced, quien en 1936 creo estas figuras con distintos tipos de papel pintadas con colores vibrantes y alegres hechas de papel mache.

Cuenta la leyenda que Linares enfermó y soñó que se encontraba en un bosque en donde vio a estas criaturas que lo acompañaban en el camino de regreso a su cuerpo.

Entonces un grupo de estos animales gritaban la frase “Alebrijes, alebrijes” por lo que nombró de este modo a estos amigos imaginarios.

Pedro Linares recibió el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1990 por su creación, actualmente sus nietos y miles de cartoneros a lo largo del país continúan con la elaboración de esta artesanía.

Después de su creación, Linares trabajó durante muchos años promoviendo la el arte popular mexicano, incluso viajó a Estados Unidos y Europa para exponer su creación, que ahora es sin duda una de las artesanías más famosas del mundo entero.

Oaxaca: una nueva variedad

AlebrijePosteriormente se comenzaron a fabricar otro tipo de alebrijes en la región de Oaxaca con de figuras talladas en madera y pintadas, inspiradas por las figuras iniciales de Pedro Linares y con influencia del tallado de madera de los indígenas Zapotecas.

Se cuenta que todo surgió a raíz de que Pedro Linares fue de visita con unos familiares y les mostró algunos de sus alebrijes a los lugareños.

Fue entonces cuando Manuel Jiménez decidió elaborar seres fantásticos pero tallados en madera y con el estilo propio de la artesanía del lugar.

Un grupo de artesanos lidereado por él fue conformado expandió la creación de estas figuras, que en su variedad de madera se extraen ramas de los árboles recolectadas en las montañas.

DSC00306Las ramas de ocote con las que se fabrican los animales son llevadas a los pueblos a mano y se procede de inmediato a su elaboración, pues la madera solo puede ser tallada cuando está verde todavía.

Con artefactos como machetes y navajas los artesanos labran todo tipo de figuras, tanto reales como imaginarias entre las que se encuentran leones, jaguares, iguanas, perros, armadillos, serpientes, cabras y otros, luego se pintan con colores brillantes y se decoradas con dibujos de flores o estrellas.

DSC00315

Los talladores tienen que trabajar antes de que pasen ocho días de la tala del árbol, ya que después se endurece mucho cuando se seca.

San Antonio Arrazola es el lugar en donde se fabrica la segunda variedad de alebrijes que se encuentra justo debajo del cerro del tigre donde se encuentra Monte Albán; este pueblo se localiza a ocho kilómetros de la ciudad de Oaxaca, por la carretera que conduce a Cuilapam y Zaachila.

El encanto de estas figuras es que representan a animales de otro sitio, mezcla o híbrido de varias especies que incluso han sido interpretadas como ángeles o naguales.

En los años 80´s la cineasta Judith Bronowski organizó una demostración-taller en los Estados Unidos que incluía figuras de Pedro Linares, Manuel Jiménez y textiles de María Sabina de Oaxaca, fue gracias a esta exposición que se conjuntaron las dos formas de concebir alebrijes.

Desde su creación, y especialmente  los que tienen formas mounstrosas, los alebrijes han tenido fama incluso de tener súper poderes místicos que mantienen alejados a los malos espíritus de los hogares de las familias que los poseen.

Arte Monumental Creado por el Museo de Arte Popular

Primer desfile de Alebrijes monumentales del MAP. 2007

Primer desfile de Alebrijes monumentales del MAP. 2007

Desde el año 2007 El Museo de Arte Popular organiza un concurso para la elaboración de estas figuras de tamaño gigante las cuales desfilan posteriormente a lo largo de las avenidas más grandes de la Ciudad.

El desfile monumental de Alebrijes es ya toda una tradición en el que participan más de 200 figuras que recorren las principales calles  de la Ciudad de México para dar a conocer el trabajo de los artesanos mexicanos.

En 2010 se conmemoró el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución con figuras especiales que además de ser alebrijes representaban a los héroes nacionales como Ignacio Allende, Benito Juárez, Josefa Ortiz de Domínguez y Miguel Hidalgo, Emiliano Zapata entre otros.

Estas figuras desfilan todos los años y después son expuestas durante un tiempo en El Paseo de la Reforma, para finalmente volver al Museo de Arte Popular en donde son expuestos temporalmente itinerando con las diferentes exposiciones del recinto.