Por Maria Esther Villar de Moreno, Vocal

¿Quien dice que no hay flores en el pavimento?.  En medio de la Cuidad de México se encuentra el famoso mercado de Jamaica, donde hoy se pueden encontrar más de 5,000 flores y plantas ornamentales.  La mayoría las traen de los Estados de Veracruz, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Morelos, Michoacán y Edo de México.  Son increíbles los colores y los aromas que resaltan en el mercado, no hay duda que estando ahí te sientes parte de un México lleno de color. En la entrada te recibe un folklórico puesto de pomadas que hacen milagros, donde la grabación te narra todas las propiedades que tienen y los achaques que curan.  En espera está la Sra. Maruca con su comal ofreciendo quesadillas y tlacoyos de maíz azul; es imposible no pararte a comer estas delicias.
jamaica 3En la primera parte del mercado se encuentran las frutas y verduras, donde puedes encontrar una variedad y un colorido que sólo de ver se antoja.  El Sr. Modesto Zapata me presumió el zapote amarillo, originario de Oaxaca y Guerrero.
Los puestos exponen sus famosas bolsas de mercado para facilitar las compras, ya que encuentras todo, un juego de lotería….. Si, “la piña”, “el melón “, los “pajaritos”,”el bolero”, “las piñatas”, “las Rosas”, “las flores del funeral”, etc. Por supuesto que no faltan los arreglos más tradicionales y los más modernos, están hechos a la medida de las necesidades del cliente. No olviden que en el mes de mayo se festeja el día de la madre.  “Si no compras no mallugues”

mercado de jamaica

 

piñas mercado de jamaica

 

claveles mercado de jamaica

 

El mercado de Jamaica se encuentra en la esquina de Avenida Congreso de la Unión y la Avenida Morelos, Col. Jamaica, Deleg. Venustiano Carranza,  al sureste del Centro Histórico de la Ciudad de México, la estación del metro Jamaica se encuentra frente al edificio. Fue inaugurado el 23 de septiembre de 1957,  y junto con el Mercado de Sonora, el primero en ofrecer estacionamiento para automóviles.  En la época precolombina,  esta área era parte de las islas artificiales llamadas  “chinampas”, las cuales se utilizaban para la agricultura, ubicadas en el lago de Texcoco, en México-Tenochtitlán, hoy la capital del país.