30 de abril: Orígenes del Día del Niño en México

abril 15, 2013 | Sin comentarios

Por José N. Iturriaga

Niño de la etnia huichol

Niño de la etnia huichol

Las fiestas que celebran los pueblos del mundo pueden dividirse en: religiosas, vinculadas a las efemérides de su fe y su culto; desde luego, suelen ser las más numerosas. Las fiestas cívicas conmemoran hechos históricos o datas contemporáneas que parece políticamente conveniente resaltar; con frecuencia se refieren a nacimientos o muertes de héroes o a los símbolos patrios, a sucesos bélicos gloriosos, a eventos o festejos internacionales; por lo general, son fechas promovidas o instituidas por los gobiernos. Las fiestas familiares (más allá de cumpleaños y “santos”) aluden a celebraciones de algún miembro de la familia, realizadas de manera generalizada en una sociedad: tal sería el caso de los días de las madres, del padre, del niño, de los abuelos, del compadre (y comadre).  También hay fiestas laborales, que de alguna manera son cívicas: desde el Día del Trabajo (que es mundial), hasta días específicos para diferentes trabajadores (maestros, secretarias, carteros, ferrocarrileros, voceadores, bomberos, enfermeras, etcétera). Estos últimos días se hermanan con las fiestas gremiales, como la de los albañiles. En fin, hay fiestas de nuevo cuño, como el Día Internacional de la Mujer, el del árbol, el de la alimentación, el de la salud, el del medio ambiente y el del agua, entre otros.En México, el Día del Niño surge más bien como un reconocimiento cívico a la condición infantil, con discursos e inauguraciones de obras como hospitales o escuelas, para finalmente convertirse, al paso del tiempo,  en un franco festejo con payasos, regalos y espectáculos para la gente menuda. A nivel familiar, se festeja a los niños de manera más o menos generalizada, mayormente en el ámbito urbano que en el rural. Al fin y al cabo, las estadísticas “posicionan” (como ahora dicen) a los niños, y no sólo el amor: casi la tercera parte de los mexicanos son menores a los doce años de edad.

Niña de la etnia otomi, Tenango de Doria, Hidalgo

Niña de la etnia otomi, Tenango de Doria, Hidalgo

En nuestro país, el más remoto antecedente de protección legal a la niñez se remonta a 1682, cuando el rey Carlos II prohibió el trabajo de los indios novohispanos menores a 11 años de edad. Otra fecha relevante es 1904, cuando se funda el primer jardín de niños por la maestra Rosaura Zapata, siguiendo el modelo alemán del kindergarten. La Constitución de 1917 previó en su artículo tercero la educación gratuita y obligatoria y en el 123 prohibe el trabajo a los menores de 14 años; en 1979 se incorporan, en el artículo cuarto, los derechos de los niños.

Entrega de regalos de la Tienda del MAP, AC, por el día del niño. Tenango de Doria, Hidalgo

Entrega de regalos de la Tienda del MAP, AC, por el día del niño. Tenango de Doria, Hidalgo

En cuanto a las instituciones asistenciales públicas, en 1929 el presidente Portes Gil fundó el Comité Nacional de Protección a la Infancia. Lázaro Cárdenas instituyó el Departamento de Asistencia Infantil. Miguel Alemán creó la Asociación Pro Nutrición Infantil. Con el presidente López Mateos surge el Instituto Nacional de Protección a la Infancia, convirtiéndolo Luis Echeverría en Instituto Mexicano de Asistencia a la Niñez. Con el presidente López Portillo, en 1977,  se configura como Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, DIF.

Traje tipico del Estado de Colima

Traje tipico del Estado de Colima

El primer antecedente internacional del Día del Niño probablemente es de 1924, cuando Álvaro Obregón y su secretario de Educación José Vasconcelos suscriben la resolución de Ginebra el 30 de abril de ese año, para la protección de la niñez. En 1946, dentro del marco multilateral de las Naciones Unidas, se crea la UNICEF, para apoyos asistenciales a la niñez de países pobres; en 1965 recibiría el Premio Nobel. En 1959, la ONU aprueba la Declaración Internacional de los Derechos del Niño, enfocada sobre todo a salud, alimentación, educación, seguridad, vivienda y ambiente familiar y comunitario. El 30 de abril de 1963, la SEP conmemora el Primer Congreso de Educadores en Ginebra y difunde ampliamente los Derechos del Niño. 1979 fue declarado Año Internacional del Niño. En 1989, la ONU presenta la Convención sobre los Derechos de los Niños; México la suscribe en 1990.En paralelo, desde 1924 había sido esporádica la celebración. El maestro Manuel M. Ponce compuso hacia 1940 el Himno al Niño. El 30 de abril de 1943 se inauguró el Hospital del Niño, prestigiado nosocomio, hoy Hospital Infantil. Todavía en los años cuarenta, el Día del Niño era más bien un evento oficial: entonces tuvo lugar una encendida arenga del poeta Jaime Torres Bodet, secretario de Educación.

Mujer tzotzil de Zinacantan, Chiapas, con su bebe

Mujer tzotzil de Zinacantan, Chiapas, con su bebe

Hacia los cincuentas, la fecha empieza a convertirse en un verdadero festejo para los niños, más permeables a la risa y a la diversión que a las disertaciones o a los compromisos diplomáticos. Un primer gran festival lo organizó el periódico Novedades en 1956. En los sesentas se generalizan las celebraciones del 30 de abril: instituciones privadas y filantrópicas, sindicatos, gobiernos de los tres niveles, poderosas empresas comerciales y muy destacadamente los medios de comunicación, sobre todo la televisión, concurren en la organización de festivales, reparto de regalos, proyección de películas y exhibición de obras teatrales infantiles; por supuesto que el circo está presente, títeres, cómicos y personajes famosos de las pantallas chica y grande. Uno de los regalos más agradecidos por los niños es que, en primaria, el 30 de abril no hay clases, sino fiesta.

Francisco Bautista, uno de los creadores del Vochol con su nieta Kena

Francisco Bautista, uno de los creadores del Vochol con su nieta Kena

 

Exhibición de juguetes en el Museo de Arte Popular

Exhibición de juguetes en el Museo de Arte Popular

 

Comentarios

Esta publicación no tiene comentarios.

Añade un Comentario