Por Sonya Santos de Arredondo

Viven en un lugar conocido como El Nacimiento, perteneciente al Municipio de Muzquiz, Coahuila, colindando al norte con Acuña, al sur con Buenaventura y Progreso, al oriente con Zaragoza y Sabinas, y al occidente con Ocampo.

Jefe Kikapu Chakika Anico en Domingo de Antojos 2011

Jefe Kikapu Chakika Anico en Domingo de Antojos 2011

A mediados del s XVIII fueron obligados a huir de su región, de los grandes lagos entre Canadá y Estados Unidos, por los colonizadores y tomaron rumbo al sur. Carlos III les dio tierras en la Nueva España, después de la independencia de México en 1824, uno de los grupos le solicita permiso al alcalde de San Antonio, Texas, solicitud que acepta el Presidente Guadalupe Victoria.  A partir de 1833, los colonos texanos, dependientes del gobierno de Coahuila, se rebelaron y pidieron su independencia, entre 1846 y 1848 Coahuila perdió el territorio de Texas. Entonces, en 1850 piden al gobierno mexicano, siendo presidente Benito Juárez, la posesión en la que hoy viven. Se aceptó su establecimiento en el país a condición de que los kikapúes, los cuales llegaron junto con un grupo de seminoles y mascogos, defendieran a los pobladores mexicanos de los ataques comanches, que tuvieran en armas a 200 hombres, y que jefes y guerreros indios estuvieran sujetos al mando del ejército mexicano que les proporcionaría bastimento, parque y armas

El General Lázaro Cárdenas los fue a visitar a El Nacimiento, les confirmó sus derechos y les dio apoyo para el trabajo en la agricultura.

Actualmente la fuente de ingreso de los Kikapúes es la migración a los Estados Unidos, en 1952 autoridades de dicho país les extendió premisos migratorios, se fueron a trabajar a campos agrícolas, quedaron mujeres, niños y ancianos. También tienen algunos ingresos provenientes del trueque de pieles por alimentos, la venta del chile piquín, así como del comercio de la artesanía que producen. Tienen dos tipos de “casas” la de invierno y la de verano. La primera es de forma elíptica construida con un armazón de tule para que no permita el paso del frío,  la de verano tiene forma rectangular en donde las paredes son de carrizo para dejar el aire en libertad de pasar.

El vestido tradicional por lo general lo utilizan sólo los ancianos, y los jóvenes cuando participan en algún acto ceremonial de tipo religioso. En cuanto a las mujeres el sobrepeso y el cabello largo es un signo de belleza. Utilizan blusa y falda amplia elaboradas con telas floreadas con colores vivos. A la edad de cuatro años los niños empiezan a utilizar el arco y la flecha para cazar, las niñas en cambio a los diez ya saben cocinar.

La producción artesanal actual consiste en la elaboración de ropa tradicional a partir del curtido de pieles de venado y la fabricación de tehuas o mocasines, mitazas o pantalones, ambas adornadas con chaquira. Las mujeres se encargan además de la preparación de la piel del venado para su corte y bordado con chaquira; realizan esta actividad después de las labores domésticas. Los Kikapues son parte de la historia de México, son parte de nuestra cultura.

kikapues y maximiliano

En un interesante cuadro pintado al óleo en 1865 por el pintor expedicionario del ejército francés, Jim Adolf C., que representa la visita de una delegación de indios Kikapúes a Maximiliano, donde se puede apreciar su política de conciliación con los ciudadanos, la igualdad entre el indígena kikapú, con su persona y la corte, todos colocados al mismo nivel, donde no hay separaciones de espacio, sólo un cuadro de Carlos V, es el que delimita los dos bandos. Otra de las particularidades del cuadro es la presencia de mujeres en una ceremonia oficial, con la emperatriz Carlota y dos de sus damas. Los hombres de la corte aparecen a la derecha vestidos de civil, incluyendo a los militares, a excepción de guardia que está en uniforme de gala de guardia palatina, colocado al extremo izquierda del cuadro.