Por Sonya Santos de Arredondo, Presidenta

Los tacos de langosta y frijoles, los de pescado “lampreado” y  la mundialmente famosa Ensalada Cesar, que precisamente se invento ahí,  son solo algunos de los platillos de Baja California, hoy sin  el “norte” como muchos aprendimos el nombre de este Estado en la primaria. En Erendida y San Quintin, cerca de Ensenada, te ofrecen diferentes tipos de atun, ostion, abulon, en Laguna Manuel encuentras almeja garra de león, más cientos de productos marinos que convidan sus aguas frías.

Tacos de langosta y frijoles en tortilla de harina

Tacos de langosta y frijoles en tortilla de harina

La gastronomía bajacaliforniana es relativamente nueva, de finales del S XIX, tiene influencia asiática, sobre todo de los chinos que llegaron a las playas cercanas de Tijuana como punto de transición, para ir después a los Estados Unidos y por alguna razón se quedaron; no pudieron, no quisieron. Se establecieron en “La Chinesca” en Mexicali (Ciudad que se funda apenas en 1903), y fueron a la  desembocadura del rio Colorado a trabajar en la construcción de los canales para distribuir el agua a aquella tierra fértil del desierto, se necesitaba mano de obra, también venían de Chihuahua y  Sonora. Los rusos llegaron en 1906 con su pan y su mermelada,  cuando Don Porfirio les dio la oportunidad de trabajar las tierras del Valle de Guadalupe, se habla de 60 familias, venían huyendo del Zar Nicolás II, que decidió perseguirlos por sus creencias religiosas, por cuestionar a la iglesia Ortodoxa. Entraron y se dejaron seducir por un desierto que no tenía nada, o todo, porque Don Porfirio les dio facilidades, aunque la pagaron, para que no estuviera aquella zona tan despoblada y en peligro de que los del “otro lado” la ocuparan. Y  siguieron la tradición de los primeros jesuitas del Valle de sembrar uva, y ésta creció, y muy buena para el vino, hoy en día en la comarca se produce el 90% del vino mexicano, que ha ganado premios a nivel internacional.

uva de baja californiaLa gastronomía de Baja California se nutrió de la sazón extranjera y se mezclo con las etnias originarias de la región. Así nacen los cocteles, ceviches, tacos de camarón y tiburón, el pan dulce hecho en horno de ladrillo.  Agregaron la riqueza marina del Golfo de Cortes y del Océano Pacifico y al bocón, un pescado que se da en el delta del rio Colorado, esta caudalosa rambla que hace millones de años fue el gran arquitecto del famoso Cañón del Colorado. Bebidas como el Coctel Margarita y el Clamato nacen en este Estado, sin olvidar la famosa cerveza de Tecate. La globalización gastronómica llego a “Baja” hace 100 años, ensayo la comida fusión al entreverar ingredientes, razas, costumbres, culturas, historia, nostalgia,  y se adelanto a su tiempo. En hora buena por nosotros.

 
 

Conoce más: