Josefina Velázquez de León

Por Sonya Santos de Arredondo

Portada del libro "Repostería Selecta" publicado por primera vez en 1938. Esta portada corresponde a la 3ra edición de 1950

Libro “Repostería Selecta” de Josefina Velázquez de León publicado por primera vez en 1938. Esta portada corresponde a la 3ra edición de 1950.

Josefina fue una mujer que se adelantó a su tiempo; se aventuró al negocio de la gastronomía impartiendo clases de cocina y alentaba a las amas de casa a emprender, desde su hogar, pequeños negocios en la década de los años 30 del siglo pasado, cuando no era costumbre que la mujer trabajara, a menos que fuera por extrema necesidad. Recorrió el país como docente, pidiendo a sus alumnas recetas típicas del lugar a donde iba, con éstas, conformó una colección titulada Platillos regionales de la República Mexicana, las catalogó y las publicó en 1946. También es cierto, que a las mujeres que se iniciaban en las tareas del hogar, les dedicó La cocina de la recién casada: “Toda esposa, que se enorgullezca de serlo, debe dedicar una gran parte de su tiempo al estudio y perfeccionamiento del arte culinario, ya que es un axioma para llegar al corazón de un hombre”, escribió Josefina, pese a que su matrimonio no duró ni un año. Aunque practicó y promovió los platillos internacionales, su gran labor fue la de cocinar, de una manera fácil y accesible, la gastronomía de nuestro país. La  llevó a todos los rincones, el paladar de México se diversificó al familiarizarse con la heterogeneidad de ingredientes y se guisaron en las estufas de sus casas. Dejó un legado de más de 150 libros, los cuáles son difíciles de encontrar. Y fue así, como  pasó por la vida, dando clases  en su escuela, programas en la radio, en televisión, escribiendo en periódicos y dando cursos por correspondencia durante el día. Por la noche, trabajaba en los recetarios de  sus libros, además de los viajes a todo el país para investigar y recopilar recetas tradicionales de las familias mexicanas.

Con la nostalgia que provoca la historia de una cocinera, que nació de un fogón familiar, y estampó en papel la gastronomía mexicana de su tiempo, les compartimos  la receta de su Rosca de Reyes. ¡Buen provecho!

Ingredientes

500 gramos de harina de trigo
20 grs. de levadura comprimida
200 gramos de mantequilla
125 gramos de azúcar
3 huevos
7 yemas
¼ de cucharadita de sal
2 cucharadas de agua de azahar
Raspadura de cáscara de limón un poco
2 naranjas cubiertas
2 acitrones
2 muñequitos de porcelana
2 huevos para embetunar
100 grs. de azúcar granulada

Preparación

La levadura se deshace en ocho cucharadas de agua tibia y un poco de la harina, hasta formar una masita aguada y se deja cerca del calor hasta que dobla su volumen. Con el resto de la harina se hace una fuente, en el centro se ponen los huevos enteros, azúcar y sal. Se va mezclando esto y se van agregando las yemas, el agua de azahar, la raspadura de limón, la levadura ya fermentada, y por último la mantequilla, se amasa hasta que forme vejigas.

Se forma una bola y se unta de mantequilla, se pone en un trasto engrasado, se deja en un lugar tibio hasta que doble su tamaño y se vuelve a amasar. Se forman dos roscas en latas engrasadas, habiéndole metido a cada una un muñequito de porcelana. Se dejan cerca del calor a que vuelvan a duplicar su tamaño. Se embetunan de huevo y se decoran con el acitrón cortado en cuadritos y con tiras de la naranja cubierta, en los intermedios de las frutas se hacen cortes con tijeras, ahí se pone el azúcar y se hornean a horno caliente hasta que estén cocidas.

Nota: Receta publicada en el libro “Panes de Levadura” de Josefina Velázquez de León, 1974. p. 47

Rosca de Reyes. Rafael G Córdova

Conoce la historia y significado de la Rosca de Reyes, da click aqui