Durante el primer desayuno del Patronato del año 2005, la señora Viviana Corcuera propuso realizar una venta de ropa “Vintage” como parte de la campaña de recaudación de fondos. Ella propuso invitar a todas las personas allegadas a la AAMAP, principalmente mujeres, para que donaran prendas finas seminuevas que pudieran ser adquiridas a menor precio que el original, destinando los ingresos íntegramente al MAP. En ese momento, la señora Martha Sahagún de Fox, quien asistía al desayuno ofreció apoyar la iniciativa donando los vestidos que hasta entonces había utilizado durante las celebraciones de aniversario de la Independencia Mexicana a fin de integrarlas a la venta.

A partir de ese momento se inició una etapa de intenso trabajo para organizar el evento. Se invitó a 200 personas a que donaran ropa y se recibieron 2000 prendas. Viviana Corcuera encabezó el proyecto de principio a fin y contó con la ayuda incansable de Manuela Arango, Viviana Bitar y Maureen Spilk en los trabajos de recepción, registro y catalogación de la ropa que iba llegando a su domicilio.

El Patronato invitó además a un sinfín de celebridades a cooperar, regalando una prenda. Fueron tantas las personalidades que con mucho entusiasmo donaron ropa que el Patronato ideó crear un espacio especial  dentro del evento para subastarlas.

Había distintas opciones de lugares para realizar el evento. Sin embargo todos presentaban algún inconveniente, principalmente por los gastos que podían representar. Por esto, el  Patronato solicitó a la señora Teresa Pinzón de Madero, integrante del mismo, que prestara su casa ubicada en la calle Andes de las Lomas de Chapultepec para realiza ahí la venta. Esta ayuda resultó fundamental para el éxito del evento ya que permitió a las organizadoras trabajar con plena libertad, comodidad y tiempo para preparar y exhibir la mercancía así como para acondicionar el lugar de acuerdo a las diferentes áreas de servicio que se requerirían.

Se contó con distintas secciones de ropa: mercancía general para dama, vestidos de noche, mascadas y zapatos, cinturones, hogar, joyería, caballeros, y subasta. Se designó un área de cajas para el cobre de mercancía tanto en efectivo como con tarjeta de crédito. Se acondicionaron los vestidores y la cocina de la casa sirvió para guardar y despachar los refrescos, café y bocadillos que los integrantes del patronato obsequiaron para los invitados, a los cuales se les dispusieron mesas en el jardín como área de descanso.

 “Vintage” se celebra una vez al año, con la participación de todas las amigas de la AAMAP, sus hijas y nietas, la labor es maratónica, ya que se tiene que etiquetar y acomodar todas las piezas que tan amablemente nos obsequian. Los medios de comunicación escrita, radio y televisión son un apoyo invaluable en el éxito de éste evento.