Con el fin de recaudar fondos para el museo de Arte Popular, la señora Natalia Loaeza solicitó al director de ASA, Arquitecto Ernesto Velasco instalar alcancías en los diferentes aeropuertos internacionales de la República Mexicana. Él nos remitió a los directores de los aeropuertos del Pacífico, el Sr. Pedro Sánchez Mejorada y de Aeropuertos del Norte, el  Sr. Rubén López.

Al mismo tiempo contamos con el apoyo de el Arquitecto Pedro Cerisola, Secretario de Comunicaciones y Transportes quien dio la autorización de la instalación de estas alcancías en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México con el asentimiento de su Director, el Licenciado Héctor Velásquez Corona. Al conocer el proyecto el Licenciado Fernando Chico Pardo, nos propuso gentilmente el Aeropuerto Internacional de Cancún.

Las perspectivas eran muy alentadoras. Natalia Loaeza se puso en contacto de inmediato con las personas que podían ayudarla a realizar el proyecto. Tomó como base un diseño del Arquitecto Eduardo Uribe.

Las alcancías fueron diseñadas con la intención tanto de destacar una pieza de arte popular así como atraer al pasajero a dejar las monedas restantes de su estancia antes de salir del país. También era importante atraer la atención del público haciendo la estructura en un material transparente.  La parte superior de la alcancía esta hecha de acrílico muy resistente para colocar la pieza de arte popular y la parte que sigue es donde se echan las monedas.

A la fecha contamos con 6 alcancías en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México. También contamos con una alcancía en el Aeropuerto de Cancún y una en el Museo de Arte Popular.