El Estado de Michoacán alberga una rica historia, que se desarrollo en sus bellas tierras colmadas de exuberantes maderas, flora y fauna.  En sus orígenes prehispánicos se asienta el Señorío de los Tarascos. Las zonas arqueológicas que se han encontrado han ayudado para ilustrar la crónica de Michoacán y el establecimiento de las primeras etnias data del periodo formativo o preclásico, 1500 ac a 200 ac.  La cultura que florece fue la  purépecha; una vez que llegaron los españoles y empezaron a emparentarse con dicha etnia nace el término “tarasco”, que significa en su lengua “mi yerno o mi suegro” y es usada por los indígenas para señalar a los primeros españoles. De esta manera, hoy en día se refieren a ellos indistintamente como tarascos o purépechas.
El folklor michoacano además de vasto y colorido se remota a tiempos ancestrales, las mascaras suelen aparecer en casi todas sus danzas, y famoso por su talla en madera para elaboración de estas es Tocuaro, Michoacán; lugar que vio nacer al Mtro. Juan Orta, reconocido nacional como internacionalmente por la belleza de sus piezas, que dan vida a las costumbres mexicanas que tanto han dado de que hablar en la historia del arte popular de nuestro país.
SSA