Por Sonya Santos de Arredondo
“El gusto es una verdad temporal y adquirida.  Está condicionada al entorno”
Dr. Martin Andrade*
Tienda del MAP, A.C.
Mucha gente se hace esta pregunta al llegar al Museo de Arte Popular, extranjeros y mexicanos cuestionan sobre la belleza de la artesanía que México produce. Pero ¿cuál es?; los michoacanos dicen que su Estado es el más importante en esta rama de las artes y oficios, los oaxaqueños nos hablan de su notable  tradición artesanal y sobre todo del textil de su región, que decir de los veracruzanos de la zona del Tajin, o  pregúntale a un yucateco si hay mejores hamacas que las que ellos tejen.  Lo cierto es que México es uno de los países más importantes del mundo en el arte popular, desde la época precolombina los objetos utilitarios han sido elaborados por manos indígenas aprovechando, sobre todo en el centro y sureste de nuestro país, la materia prima que la madre naturales les regalo, sin esta dadiva que la tierra ofrece no existiría la riqueza y variedad artesanal.  Es el entorno natural del ser humano el que determina la producción de estas;  requieren de las palmas, plantas de algodón, barro, grana cochinilla, madera, jipijapa, chuspata, caracol purpura, etc, la lista es interminable.  En México se han utilizado  hasta los materiales más insólitos,  es el caso de la artesanía de Talpa, Jalisco, que la confeccionan con chicle, así es, utilizan la resina que el árbol del chicozapote produce, el chicle que se masticaba, ese que llevo el Sr. Adams a Estados Unidos para fabricar después el sintético que hoy en día consumimos. 

Los orígenes de la artesanía son precisamente utilitarios; el hombre requería de un cacharro para transportar el agua del rio, requería de pieles para taparse del frio, después de baúles para guardar o transportar su ropa,  todo hecho a mano.  Posteriormente hubo que decorarlas para satisfacer el sentido de la vista y dar a luz la creatividad que le caracteriza a algunos seres humanos cuando plasman lo que “sienten” en su “lienzo” y llegan exquisitamente a la delgada línea que divide al arte popular del  arte “culto”.  Hoy en día las vajillas, los jarrones, los rebosos y muchas otras cosas están destinadas a exhibirse en algún lugar donde se pueda apreciar el gran trabajo, delicado y bello que las distingue.  A través de los siglos  ha requerido de cambios, por costumbres, por usanza  y sobre todo por los adelantos en la tecnología para la producción de los mismos; los alfareros ya no utilizan los hornos de leña, algunos emplean sofisticados hornos de gas y producen lo que hoy se llama cerámica de alta temperatura ya que  posibilita elevarla hasta 1300 grados centígrados. 

Los gustos cambian, en el siglo XX aun más rápido debido a los avances en los medios de comunicación, tan solo en el vestir los grandes diseñadores presentan hasta cuatro temporadas en un año con diseños diferentes, con las nuevas tendencias. 
Tienda del MAP, A.C.
El arte popular no se escapa de esta “moda” ni de la tecnología y mucho menos de las fibras sintéticas, los artesanos  heredan las técnicas de generación en generación y sus descendientes deberá de ser cuidadosos al integrar esas “novedades” en su proceso, este nuevo elemento deberá llegar con naturalidad y cuidar de manera celosa y escrupulosa los lineamiento que lo definen.
Y volviendo a nuestra pregunta original, ¿cuál es la artesanía más bonita de México? solo ustedes podrán contestarla; cuando observamos una pieza artesanal se refleja historia, cariño, tradición, arte, herencia, orgullo, deleite, belleza, encanto, perfección, elegancia, color, costumbres, armonía… y muchos otras cosa más que solo tu podrás ser el arbirto, según tus gusto y criterio.

 

“Los productos artesanales son los producidos por artesanos, ya sea totalmente a mano, o con la ayuda de herramientas manuales o incluso de medios mecánicos, siempre que la contribución manual directa del artesano siga siendo el componente más importante del producto acabado. Se producen sin limitación por lo que se refiere a la cantidad y utilizando materias primas procedentes de recursos sostenibles. La naturaleza especial de los productos artesanales se basa en sus características distintivas, que pueden ser utilitarias, estéticas, artísticas, creativas, vinculadas a la cultura, decorativas, funcionales, tradicionales, simbólicas y significativas religiosa y socialmente.”
(Definición adoptada por el Simposio UNESCO/CCI “La Artesanía y el mercado internacional : comercio y codificación aduanera” – Manila, 6-8 de octubre de 1997)

 

*Secretario de Cultura del Estado de Aguascalientes